Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / AVENTURAS POR RUMANÍA

AVENTURAS POR RUMANÍA

13619949_10205007673431229_9097172970896850556_n

Nuestras aventuras por tierras rumanas comenzaron incluso antes de partir rumbo a la tierra de Drácula. Las peripecias comenzaron desde las reuniones previas donde había que prepararlo todo, siendo una de ellas una bonita caída de la bicicleta  y no pudiendo asistir.

El proyecto se llamaba “Ready, Steady, Go!” y consistía en el aprendizaje de los elementos relevantes a la hora de entrar en el mercado laboral, aunque nosotros tomamos ese lema como la semilla de nuestro fruto, que era una mezcla de energía y ganas de aprender, conocer y vivir. El proyecto comenzaba un domingo, así que decidimos ir antes a Rumanía y pasar una noche y un día en la capital, pues había que aprovechar la oportunidad de conocer más de ese país. Nuestras peripecias continuaron siendo previas al viaje en sí, pues el mismo día de la llegada en Bucarest nosotros no teníamos aún respuesta por parte del casero del apartamento donde nos alojaríamos. El camino hacia Madrid nos sirvió para conocernos más y no fue hasta que estuvimos en la cola de embarque cuando, entre ataque y ataque de ansiedad, obtuvimos respuesta por parte del dichoso casero. Nuestro viaje fue divertido y en el avión Guillermo hizo muchos amigos, aunque creemos que también enemigos (las azafatas), pues no paraba quieto y estaba más tiempo en el pasillo jugando con niños que sentado. La llegada a la capital fue amena y tras cenar en el Mc Donald’s más barato ever, fuimos al apartamento. Esa misma noche decidimos visitar el centro viejo de Bucarest y al día siguiente los monumentos más emblemáticos.

La partida hacia Busteni (el lugar donde tenía lugar el proyecto) tampoco fue ausente de aventuras, pues casi perdemos el tren no sólo por llegar tarde a la estación, sino porque nos era imposible dar con el vagón. La llegada a la estación del pueblo debo reconocer que fue emocionante, pues nos dimos cuenta que habíamos llegado a la vez que otros dos grupos. Y ahí fue donde lo bonito empezó. Comenzamos a hablar, a conocernos, a maravillarnos de las montañas que nos rodeaban y a quejarnos de lo largo que era el camino hacia la pensión.

13659045_10205007675191273_1877109521591287715_n

Los primeros días, aunque los más tímidos, también fueron muy dinámicos, pues hicimos muchas actividades para conocernos entre nosotros y también a las asociaciones de las cuales íbamos. Asimismo, hubo actividades grupales sobre el desempleo, retos de cómo proteger un huevo con tan solo unos materiales, charlas y debates acerca de la educación formal, no formal e informal y sobre la importancia del voluntariado o los cambios a hacer en los sistemas de educación. También hicimos un test donde pudiéramos conocer si somos activistas, teóricos, pragmáticos o reflectores, test que acabó con una representación teatral por parte de los cuatro grupos. Desde perspectivas grupales también establecimos los puntos importantes a destacar en un CV y al final de esto hicimos una actividad muy divertida en la cual había simulaciones de entrevistas de trabajo, algunas de ellas siendo un tanto curiosas, como fue el caso de un jefe de un bar situado en el Barrio Rojo que buscaba un striper.  Sin duda, un sinfín de actividades en la cuales pudimos desarrollar muchas habilidades como el trabajo en equipo, centrarnos en temas específicos y respetar una fecha, o más bien dicha hora límite.

13612354_10205007673671235_305587076546755573_n

Sin embargo, también tuvimos actividades culturales, como las noches intergalácticas donde cada uno de los 8 países puso presentar lo traído en términos de bebidas y comidas tradicionales. Asimismo, tras arrasar con todo lo que estaba en la mesa, tocaban clases de baile, pues cada país presentaba bailes típicos y todos dábamos lo mejor de nosotros intentando parecernos mínimamente a los nativos.  Las dos fiestas intergalácticas nos dejaron con ganas de más y por eso los rumanos, nuestros huéspedes, prepararon una noche especial donde pudimos degustar su comida más rica y su carne a la barbacoa, todo acompañado de vino casero.

13620932_10205007673711236_7724843821224531806_n

En cuanto a las actividades externas a la pensión, una tarde visitamos el encantador pueblo y luego acabamos subiendo por la montaña hasta llegar a una preciosa cascada. Cual fue nuestra sorpresa (o no tan sorpresa) que tras unos cuantos buenos días llenos de lluvia, todo el monte estaba embarrado, haciendo nuestra aventura aún más llena de peripecias. Las caídas no faltaron y la cuenta de los resbalones se perdió en los primeros 100 metros de la caminata. Os he avisado desde el comienzo que nuestro viaje estuvo lleno de peripecias, y mención especial debe tener la caída en la cascada del móvil de Jorge y la caída de Lucía.

El día de la excursión estrella fue cuando nos llevaron a visitar el Castillo de Peles, uno de los lugares más famosos de toda Rumanía, un castillo sacado de cuentos. Tras visitarlo, fuimos a Brasov, una ciudad de estilo medieval con mucho encanto y tras la cual nos quedamos con más ganas de descubrirla debido a la breve parada. Nuestra última parada fue el Castillo Bran, también conocido como Castillo de Drácula, lugar lleno de misterio y envuelto en mil leyendas.

Los últimos días fueron dedicados íntegramente a preparar unos vídeos que hacíamos por grupo y en los cuales teníamos que vendernos como empresa o como candidatos a un puesto de trabajo en concreto. Ahí fue cuando pudimos dar rienda suelta a nuestra imaginación y creatividad y he de decir que hay material que podría formar parte perfectamente de cualquier festival de cortos.

Pero tras diez increíbles días tocaba despedirse. Tras el apego que le cogimos a la gente y a las experiencias vividas, el hecho de irnos no podía causarnos otra cosa sino tristeza. El camino de vuelta a casa no solo fue más largo que el de ida, sino que se nos hizo eterno. Reflexionar sobre lo aprendido durante los últimos días era lo único que podía acercanos de algún modo a todo lo vivido en Busteni. Sin duda alguna fue una experiencia extremadamente enriquecedora, pues no solo nos hemos podido conocer a nosotros mismos y a otros, sino que hemos podido ver perspectivas diferentes de una misma realidad y hemos podido comparar a través de nativos la calidad de vida de otros países. De Rumanía volvimos con el corazón más lleno de amistades, el alma con más paz y la mente con más conocimiento.

13654317_10205007674071245_5684953260040075327_n

Compartir

    Deja un comentario