Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA CURSO DE FORMACIÓN EN ITALIA

EXPERIENCIA CURSO DE FORMACIÓN EN ITALIA

foto juntosBuenas a todos!

Hoy os vamos a hablar de nuestra experiencia en un Trainning Course (TC) en Uri (Cerdeña).

Cada uno de nosotros eligió una ruta de viaje diferente, en mi caso, a mí me recogieron en el aeropuerto de Alghero junto a los participantes de Turquía porque íbamos en el mismo vuelo. Nos llevaron al hotel y fuimos conociendo al resto de los participantes del TC. Otro de los participantes españoles llegó al mismo aeropuerto el día anterior y la última participante del equipo español llegó por barco a Porto Torres, una ciudad cercana del cual cogió un autobús hasta el pueblo donde tendría lugar el TC.

En cuanto al alojamiento y las comidas, nos hospedábamos en habitaciones compartidas en un hotel del pueblo, el cual, en mi opinión, estaba genial. El sitio es muy bonito y está muy cuidado, con piscina y un servicio de limpieza muy bueno. Respecto a las comidas, comíamos en el mismo sitio y qué decir de la comida italiana, pizzas y pasta buenísimas!!

foto grupoAl día siguiente a nuestra llegada empezamos el TC y qué mejor manera de comenzar un curso sobre educación no formal que los propios participantes pudiéramos escribir en post-it sobre nuestras propias contribuciones, miedos y expectativas sobre el mismo.

De esta forma empezábamos y nos comentaban que no se buscaban a las mejores personas, sino las más motivadas para intentar ver las cosas desde otra perspectiva. Lo que cada uno podía contribuir era más escaso, con la simple explicación que normalmente las aportaciones son las propias personas. Su sentido del humor, motivación, ganas de aprender, trabajo en equipo, flexibilidad, etc. Pilares fundamentales que también forman parte de este nuevo modo de aprendizaje. Además, en el poco rato que nos quedaba entre las diferentes charlas del programa, también hubo tiempo de hacer nuevos amigos, conocer la ciudad, la gastronomía, etc.

En la educación no formal suele decirse que se tiene un plan pero no estricto. Hay una persona (trainer) que guía pero no es líder del grupo. Se trata de una enseñanza que se basa en los intangibles. A través de diferentes metodologías aprendimos a debatir, conocer nuestra inteligencia emocional, habilidades y a disfrutar del proceso sin preocuparse tanto por las conclusiones finales. Con ello conocimos otras asociaciones, otros países y otras formas de evaluación. Mediante un análisis DAFO propusimos nuevos retos que la NON FORMAL EDUCATION debe afrontar.

Todo esto fue gracias a un programa ERASMUS + que nos permitió disfrutar de esta experiencia tan enriquecedora.

Lo mejor de todo fue el capital humano, tanto los participantes como los locales del pueblo han sido estupendos y han hecho que la experiencia sea todavía mejor!

foto2En palabras de una de las participantes de nuestro equipo, debido a un cúmulo de circunstancias, mi experiencia en el Trainning Course In Non Formal Education We trust, que ha tenido lugar en Uri, Cerdeña, ha sido un interesante paseo fuera de mi zona de confort. Como todas las experiencias que son nuevas, al principio me causó diferentes sensaciones de inseguridad, pero el paso de los días, y el acercamiento a un grupo de personas muy interesantes de diferentes países consiguieron que poco a poco llegara a creer que este Trainning Course ha sido uno de los más Interesantes en los que he participado jamás.

Un día estando en Uri  pensé que las situaciones difíciles son el mejor escenario para el aprendizaje, ya que al encontrarme en un entorno donde podía llegar a hablar hasta seis diferenes idiomas en una misma conversación, claro está nivel besugo. Me di cuenta de esa capacidad de adaptarse a cualquier circunstancias que reinicia en cada persona la participación en cualquier programa internacional.

También he disfrutado muchísimo de Uri vivir en un entorno rural, y de la cercanía de sus paisan@s, que de una forma súper desinteresada y con una amplia sonrisa en los labios siempre estaban dispuest@s a ayudar, de la comida de Antonella, que servía en su hotel una de las mejores pizzas que haya probado, de la cena intercultural y el baile rumano. Del Concierto de Alma del Mediterráneo en las fiesta del pueblo, del  café Italiano y de las historias de Mauro, un trainner italiano que nos enseñó Alghero y nos contagió su pasión por la ciudad.

Por todo esto y mucho más he aprendido muchísimo, sobre todo de mi. Y en parte gracias a Mustafá un turco de ojos verdes intensos que me recordó la intensidad del viaje. Mustafá no sabía nada de inglés y yo nada de turco, hicimos un trato en el que cada día cada uno tenía que aprender 10 palabras en cada idioma, y nos prometimos que nos visitaríamos en cada país. Nos despedimos con una nueva palabra en nuestro idioma común “Uuuhhh”, y aunque en ese momento yo no sabía que sería para siempre. Siempre será una persona muy especial para mí.

Compartir

    Deja un comentario