Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA EN CROACIA

EXPERIENCIA EN CROACIA

Os presentamos la experiencia de un grupo de jóvenes que han participado en un SVE del programa ERASMUS+ en CROACIA.

 No hace más de siete meses que nos confirmaron que habíamos sido seleccionados para participar 13707812_1039202202832678_9074272798411589494_nen un Servicio de Voluntariado Europeo en Perušić, un pueblo de apenas 500 habitantes en Croacia. Tras una primera reunión de toma de contacto con el resto de voluntarios y conocer un poco cómo sería nuestra vida allí, el 2 de Agosto cogimos las maletas y nos plantamos en el aeropuerto de Málaga, no poco ilusionados, dirección Zagreb.

Las primeras horas de vuelo y la escala durante más de 15 horas en Estambul, hicieron que lo que al comienzo eran prácticamente desconocidos, poco a poco se convirtieran en nuestra nueva familia, con la que conviviríamos 24 horas al día durante algo más de un mes.

Después de dos vuelos y un autobús, llegamos el 4 de Julio de madrugada a Gospic, un pueblo a 15 minutos de nuestro destino final, donde nos esperaban nuestra supervisora y nuestro mentor para llevarnos a nuestras nuevas casas y, por fin, descansar.

La sorpresa llegó al día siguiente, cuando nos levantamos por la mañana, salimos a la puerta de casa y.. ¡Sorpresa! Vivimos en mitad del campo, y lo mejor de todo… En un aserradero. En aquel momento no sabíamos si reír o llorar, pero aquella imagen a los pocos días cambió y, cuando nos dimos cuenta, aquel estilo de vida tampoco estaba tan mal.

Fueron llegando el resto de compañeros españoles de diferentes lugares: Madrid, Barcelona, Sevilla.. Y, aunque vivíamos nueve voluntarios en una casa y cinco en otra, no tardamos mucho en hacer piña.
Nuestro día a día de lunes a viernes por las mañanas consistía en trabajar en un parque natural llamado Grabovača, haciendo diferentes labores: mientras varios voluntarios daban clases de español a un grupo reducido de niños, el resto trabajábamos en ‘Discovery Area’ o pintábamos todas las instalaciones, decorándolas para los más pequeños.

Cada semana era distinta, ya que durante algunos días se preparaban otras actividades extra como unas Olimpiadas o Summer Camp, con diferentes juegos y actividades para los niños , aunque os podemos asegurar que nosotros nos lo pasábamos mejor que ellos.

IMG_20160707_124235_HDRLos días pasaban cada vez más rápido y cuando nos dimos cuenta, íbamos ya por la mitad del voluntariado. Y es que… a pesar de aquella cuesta infernal que teníamos que subir de lunes a viernes para llegar al parque (en bicicleta, lloviese o tronase), las horas de trabajo al sol y las clases de croata a las 9 de la mañana (no poco entretenidas), nosotros nos sentíamos como en casa.

Y la suerte de sentirnos tan acogidos fue gracias a nuestros supervisores, que nos dieron la oportunidad de realizar gran variedad de actividades por las tardes. Pudimos visitar una granja y conducir un tractor, montar en canoa, ir a una fábrica de rakija (el licor más conocido y famoso de la zona), bailar baile típicos croata…todo ello además de la inolvidable noche de karaoke en Cadillac (nuestro bar preferido del pueblo para pillar wi-fi) y la fiesta internacional española, donde hicimos entre todos nuestros mejores manjares para que los empleados del parque disfrutaran de nuestra gastronomía.

Y a todas estas aventuras les sumábamos las de los fines de semana que, por cierto, no eran pocas. Cada viernes alquilamos nuestro coche/furgoneta y nos recorrimos parte de Bosnia, Croacia, Italia y Eslovenia. Gracias a ello tuvimos la oportunidad de conocer lugares realmente desconocidos. Nos hemos bañado en cataratas, nos hemos perdido por carreteras Bosnias, hemos estado a punto de quedarnos sin gasolina en mitad de la noche, nos han dejado tirados en apartamentos y hemos tenido que dormir en la estación… y, aunque en aquellos momentos pudimos llegar a perder el control de la situación, las horas y horas que hemos pasado sentados en esa furgoneta y entre sus cuatro paredes, la de veces que hemos cruzado fronteras y peajes, los ratos de música y de compartir paquetes de patatas, y sobre todo (y los mas importante) la compañía, hace que este voluntariado probablemente para más de uno de nosotros, se haya convertido en una de las mejores experiencia de nuestras vidas.

Next Prev
13603823_1170277789659799_4670418499836189906_o
13731032_10207428515654729_21521366569648396_o
13876412_10208462651018406_6394419078563388979_n
13892374_10208457846818304_2799939120703193188_n
Next Prev

 

Y tu… ¿Cuándo?
Si quieres saber más de esta y otras acciones del programa Eramus Plus puedes visitarnos en el Área o escribirnos a info@intercambia.org.

Compartir

    Deja un comentario