Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA EN FRANCIA

EXPERIENCIA EN FRANCIA

Os presentamos la experiencia de un grupo de jóvenes que han participado en un CURSO DE FORMACIÓN del programa ERASMUS+ en FRANCIA.

 

El Sándwich de la odisea

Pan, primera odisea:
Andrés, el primero en llegar a Diemeringen.

Yo no tuve ningún problema en principio hasta que al llegar a Francia en el tren me pasé la parada del pueblo. Por lo tanto me tuve que bajar en la siguiente y andar 12 km con la maleta a cuesta y encima a pleno sol y sin agua. Desde aquí os recomiendo que estéis muy atentos a los nombres ya que pueden resultar similares además de que llevéis dinero de sobra y provisiones.

Clara y Elisabeth, las últimas en llegar de toda la casa al pueblo.

Lo nuestro fue la mayor odisea jamás vista en Diemeringen. Todo comenzó en Málaga, cuando nuestro vuelo hasta Frankfurt salió una hora más tarde. No contentos con eso el vuelo aterrizó en una terminal apartada por lo que tuvimos que coger un bus y un tren para llegar a la terminal donde se suponía que debíamos coger el bus hasta Estrasburgo. Pero además, al llegar a esa terminal tuvimos que andar media hora hasta la estación de autobuses del aeropuerto. La conclusión es que perdimos el bus por 10 minutos, a pesar de que íbamos a toda prisa.

Una vez perdimos el primer bus (el cual ya estaba pagado), esperamos para coger el siguiente que nos costó el doble que el anterior, pero estábamos dispuestas a pagar lo que fuese. Al llegar a Estrasburgo volvimos a perder un bus, este era el que nos llevaba al pueblo, por lo que supuestamente a las 9:30 de la noche pasaba otro.
Estuvimos esperándolo hasta las 10 de la noche pero nunca llegó. Mientras tanto nuestro coordinador, fantástico, Tony, nos estaba buscando otras alternativas y al final tuvimos que optar por un uber hasta el pueblo ya que no había hoteles ni taxis accesibles a nosotras (nos pedían 200 euros cuando el tren costaba 5 euros).

Al final llegamos a la casa a las 12:20 de la noche y al llegar allí nos tenían la cena hecha. Desde aquí damos las gracias a nuestro compañero Andrés, a nuestro coordinador Tony y a todos los compis de otros países por la ayuda y la acogida.

Así que os aconsejamos encarecidamente que cojáis los transportes con MUCHA diferencia horaria.

Lo bueno del sándwich, la mejor experiencia de nuestra vida:

Al llegar allí todos los problemas por los que habíamos pasado se desvanecieron. Desde el primer minuto hasta el último que estuvimos allí en la casa- mansión (porque era un espectáculo de casa, podéis buscarla por Internet, era impresionante) fue como un sueño. No queríamos que acabase porque cada persona era especial y única, todos súper simpáticos. No tuvimos ningún problema a pesar de que éramos 30 personas conviviendo de 10 países diferentes. Suena una locura, pero nos coordinábamos a la perfección y aprendimos grandes cosas por el intercambio multicultural que se creaba cada vez que interactuábamos.

En cuanto al curso de formación, el cual trataba sobre la discriminación, nos acercó a todos nuestros compañeros desde un primer momento lo cual hizo que más que aprender con el curso aprendiésemos gracias a cada uno de ellos ya que todos tenían algo que aportarnos.

Pensamos repetir sin lugar a dudas esta experiencia porque por mucho que intentemos explicar jamás podréis imaginar lo que se siente al vivir esta maravillosa aventura y es por ello por lo que os animamos a vivirlo al igual que nosotros.

Pan, segunda odisea:
Después de una triste despedida en la que no parábamos de llorar llegó el momento de volver a casa. Clara y Eli no tuvimos problema alguno y llegamos a casa sanas y salvas tal y como teníamos previsto. Esto fue un alivio para nosotras ya que la ida había sido caótica. Por el contrario, Andrés que lo tenía todo programado no fue así.

Yo, Andrés, estuve inmerso en lo que fue la segunda odisea. En primer lugar no pude tomar el tren hasta Saarbrucken ya que la máquina estaba rota y no había nadie en la estación así que tuve que irme a strasburgo. Allí estuve preguntando a la gente pero no me ayudaron mucho por lo que tuve que llamar a un primo que tengo en Francia para que me ayudase. Él habló por teléfono con la chica de información de la estación de Estrasburgo y me dijo que con el billete que ya tenía comprado para Saarbrucken que me llevaría a Frankfurt Hahn (jamás cojáis ese aeropuerto). Así que tomé el tren. De pronto le hablé a un amigo alemán para asegurarme de que todo estaba bien y me dijo que no, que estaba dirigiéndome hacia otro aeropuerto, el de Frankfurt Main. Por lo tanto tuve que ir a Frankfurt Main e intentar coger un bus hacia Frankfurt Hahn, pero este ya había salido, justo 10 minutos antes. Así que estuve vagando durante dos horas por Alemania sin haber desayunado ni dormido.

Una vez allí llamé a mi primo y él me dijo que cogiese un billete de tren hacia
Estrasburgo, así que eso hice, pero cuando me di cuenta iba hacia Suiza, por lo que tuve que llamar de nuevo a mi primo para que me recogiese en Friburgo (estaba llorando sin parar). Cuando me recogió me pudo llevar a comer a un McDonald’s, estaba hambriento. Y cuando acabé me llevó a Nancy, Francia. Dormí en su casa y al día siguiente tomé un vuelo hacia Málaga desde Luxemburgo, un país pequeñísimo en el que entras y sales sin darte cuenta. Y aquí acabó mi odisea.

Así que otro consejo es que saquéis todos los billetes con antelación y no directamente de la máquina el mismo día.

Conclusión final del sándwich:

A pesar de todos los problemas que tuvimos ha sido una experiencia que nos ha hecho madurar como personas tanto por las odiseas como por todo lo que hemos vivido en la casa. Ha merecido la pena y como hemos dicho anteriormente esperamos poder repetir esta increíble experiencia.

PD: de hecho, tenemos visitas pendientes a otros países y algunos compañeros esta semana nos visitan a Málaga. Estamos deseando volver a verles y seguir compartiendo experiencias juntos.

 

Y tu… ¿Cuándo?

Si quieres recibir más información podemos fijar una cita en el Área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga (mapa) a través del correo info@intercambia.org

Next Prev
  
Next Prev
COMPARTIR
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario