Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA EN UN INTERCAMBIO EN RUMANÍA

EXPERIENCIA EN UN INTERCAMBIO EN RUMANÍA

Os presentamos la experiencia de los jóvenes que han participado en un INTERCAMBIO del programa Erasmus+ en RUMANÍA.

Era el 14 de noviembre y nos encontramos los cinco jóvenes mijeños en el aeropuerto, tras facturar las maletas, nos encontramos con los primeros problemas en el control de seguridad pero al final pasando todos legalmente llego el momento en el que nos embarcamos en nuestra aventura, pusimos rumbo a Rumanía, llegamos a Bucarest exhaustos, fue un largo vuelo, llegamos a media noche y poco acostumbrados a las temperaturas tan frías. Medio aturdidos y sin saber como, salimos de aquel aeropuerto y llegamos a nuestro hostal, donde no encontramos a nadie.

Dos de la mañana y 5 jóvenes mijeños perdidos por Bucarest, tras muchos sobresaltos conseguimos una habitación.

Al día siguiente y ya reconociendo el terreno, pusimos rumbo a la estación de trenes “Gara de Nord” y tras un poco de turismo rápido, conocimos al primero de muchos de los amigos que nos acompañaría en estas dos locas semanas.

Tras comer y volver a Gara de Nord nos encontramos a esos desconocidos que unos días después se convertirían en nuestra familia, Republica Checa ya nos hacia ver que con ellos todo serian risas, Italia, se podría decir que como hermanos, y otras muchas personas que aun eran desconocidos y que veíamos un poco extrañas.

Con un poco de retraso nos embarcamos en ese autobús, que tras 6 largas horas de camino nos llevo a ese pequeño pero precioso hotel que sería nuestro hogar las próximas semanas, tras un rápido reparto de habitaciones y una cena que nos supo a gloria todos a dormir, al día siguiente comenzaría todo.

Tras el primer desayuno y la toma de contacto con las primeras personas llegamos a una sala  en la que nos encontrábamos lo que aun éramos 50 desconocidos, Víctor como buen organizador, comenzó con los primeros juegos  para darnos energía, esos con los que comenzaríamos cada día, y por supuesto comenzamos a conocernos los unos a los otros.

Republica Checa, Moldova, Grecia, Italia, Estonia, Ucrania, Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Rumania y por supuesto nosotros, España. Con mejor o peor ingles, pero todos con mucha ilusión comenzamos esas rondas de preguntas para conocer a nuestros nuevos amigos, tras un día lleno de actividades para conocernos, nos fuimos a la cama sabiendo que esas dos semanas serían inolvidables.

Al día siguiente cuando comenzamos con los cursos comenzamos la aventura de aprender divirtiéndote y de una forma dinámica, cada grupo preparamos nuestras pequeñas actividades para que nuestra charla fuese la mas divertida y dinámica.

En esos días fantásticos llenos de actividades, aprendizaje y amistades, pasamos las noches culturales en las cuales descubrimos que tenemos muchas cosas en común con otras culturas y otras muchas cosas que no se parecían en nada a las nuestras, probamos su gastronomía, sus bebidas, conocimos sus lenguas y disfrutamos de las noches mas divertidas, tras ello llegamos a ese momento en el que Víctor dijo que habíamos llegado a la mitad del proyecto. Ahora todo seria una cuesta abajo en la que no teníamos frenos, y a toda velocidad pasaron días fantásticos, en Bacau, con su planetario y la universidad o ese fantástico día en Brasov, donde conocimos el castillo de bran, o el centro de esa maravillosa ciudad.

Ya, en la cuenta atrás nos empezábamos a dar cuenta de que nos costaría bastante dar por finalizado este proyecto, en el cual habíamos conocido gente maravillosa, aprendido muchas palabras en otros idiomas, y los mas importante éramos una pequeña familia, familia de la cual nos costaría mucho alejarnos, ya entre planes de visitas a otros países llegamos a ese ultimo día, ninguno nos lo creíamos, nadie estaba preparado para oírlo, pero si, esto se acaba.

Tras un día inolvidable, en el que compartimos muchas cosas y sobre todo recibimos esos fantásticos premios, y conocimos la identidad de nuestro “Secret friend” el cual había llenado nuestro pequeño sobre cada día con regalos, tras estos momentos tan emotivos, se acercaba la hora. Las maletas estaban listas, se notaba una sensación extraña y afloraban las primeras lagrimas, y llego el momento, las primeras despedidas, algunos pusimos rumbo Bucarest. Tras una noche de camino amanecimos con la primera parada, donde fueron los momentos mas duros, abrazos, lagrimas y las duras despedidas, seguramente seria la ultima vez que veríamos a esas personas que habían sido nuestra familia las ultimas semanas.

Completamente aturdidos, los pocos que quedamos llegamos a esa estación de Gara de Nord, donde todo había empezado y donde todo acababa con las ultimas despedidas. Ahora, solos de nuevo en esa inmensa ciudad y con la dinámica del transporte mas aprendida. tras un café llegamos a nuestro hostal, donde pudimos soltar nuestro equipaje y descansar, tras una tarde de nostalgia y una larga noche, despertamos con el equipaje listo para coger nuestro vuelo, nos despedimos de ese rezagado italiano que aun nos acompañaba y tras un vertiginoso trayecto en taxi llegamos al aeropuerto, donde nos quedaban las ultimas horas de esta gran aventura.

Tras horas de vuelo y  muy cansados llegamos a Málaga y nos despedimos esos 5 jóvenes mijeños aun sabiendo que seguiríamos viéndonos.

 

Next Prev
 
Next Prev

 

Si quieres saber más de esta y otras acciones del programa Erasmus Plus puedes escribirnos a info@intercambia.org

 

 

 

 

 

COMPARTIR
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario