Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA SVE EN ALEMANIA

EXPERIENCIA SVE EN ALEMANIA

Aquí tenéis la experiencia de Ángel sobre su experiencia con Servicio Voluntario Europeo en Alemania!! 🙂 

Caminante no hay camino, se hace camino al andar, decía un gran escritor de nuestra tierra como Machado hace ya unos cuantos de años. Y qué razón llevaba el buen hombre. Y no es que me las quisiera dar de ilustrado, sino que tras un año realizando mi servicio de EVS es la primera frase que en mi desorganizada y un poco caótica cabeza, me viene representando en gran parte lo que he vivido, aprendido y disfrutado durante este año en la ciudad de Jena (Alemania).

Tras esta pequeña reseña, me presento como Ángel, un chico de 26 años (ya 27), que vivía en Úbeda, pequeña ciudad (muy bonita, por cierto) de la provincia de Jaén; y en la cual después de haber terminado su graduado como Trabajador Social en la Universidad de Jaén, vagó en busca de algún puesto de trabajo, en su sector o en lo que se le apareciese, con pocos o nulos resultados. Hasta que un día descubrió por ayuda de una amiga, una oferta de EVS donde le ofrecían la posibilidad de desarrollar una labor con la que siempre había soñado, trabajar en una Escuela de Circo social y pedagógico; a la que sin dudar y olvidando todo tipo de miedo dijo “allá que vamos!”.

Como habréis notado todo lo escrito hasta ahora está escrito en tercera persona y no sin falta de sentido, principalmente porque desde que acepte este servicio de EVS en Circus Momolo, creo que mi vida ha cambiado bastante.

Llegue a Jena en Agosto de 2015 con una mochila llena de ilusión y ganas de trabajar, y desde que puse un pie en la ciudad (o incluso antes) toda la gente que formaba parte de la organización del programa de EVS estuvo al lado para ayudar en lo que hiciera falta, alojamiento, condiciones, vuelos, ayuda para los papeleos, cursos de idioma, etc. En resumen hicieron todo lo posible para que no tuviera que calentarme mucho el coco y me pudiera dedicar a lo que realmente iba, descubrir, aprender, y crecer como persona.

Mi organización como ya he dicho es una pequeña institución sin ánimo de lucro que funciona como escuela social de circo, y en la que aparte de cursos anuales para niños, jóvenes y adultos, en diversas disciplinas, realizamos proyectos con multitud de diversos colectivos como colegios, casas de refugiados, centros de menores, etc. Y en la que también de vez en cuando nos llaman para animar eventos como ferias, congresos, etc. Por lo que el entretenimiento está asegurado.

Durante estos meses (12 ya casi) he tenido la oportunidad de desarrollar una labor en la que me he sentido enormemente realizado por muchas razones, desde ver que confiaban en mi a la hora de proponer ideas y proyectos, hasta ver que mi trabajo se veía enormemente valorado tanto por la institución como por la gente con la que trabajamos, niños, jóvenes y adultos. Momolo también me ha dado la oportunidad de conocer cómo funcionan estos proyectos de circo social, y a la vez de hacer una gran red de contactos con escuelas similares de multitud de Países. Razón por la cual se ha creado en mí el deseo de un futuro poder crear una escuela de este tipo en Andalucía.

Por otra parte este año no ha sido solo trabajo, mi EVS me ha dado la oportunidad de viajar y verme acogido por una gran familia autóctona, de descubrir gente joven con edades similares (y no tan similares) con experiencias, ambiciones e ideas que en parte compartíamos, procediendo de países y historias de vida totalmente diferentes, lo que me ha hecho crecer en muchos aspectos.

Resumiendo ya para no alargarme mucho. Puedo decir que durante este año no he hecho más que crecer. He reído, he llorado, he bailado, saltado, jugado como un niño, he hecho el “canelo”, he perdido la vergüenza y me he sentido avergonzado, conocí a gente que estaba ahí en el momento adecuado, y otros a los que aun estando, no era su momento, hice cosas que en la vida hubiera imaginado y cosas de las que estaba harto de hacer en casa. Pero todo esto lo hice con la ilusión y la motivación de saber que estaba creciendo y aprendiendo gracias al programa de EVS.

Gracias al programa y a la oportunidad de haber realizado este año, puedo decir que por ahora tengo la opción de seguir trabajando en la institución, haciendo lo que me apasiona, trabajar con niños mediante el circo, y seguir los consejos de ese maestro que mencione al principio, caminar, disfrutar, tropezar, levantarme y crecer para alcanzar nuevas metas y objetivos en el futuro.

Por todo ello,

Gracias a todos los que habéis formado y seguiréis formando parte de este proyecto.

Next Prev
DSC_0839
1606332_1686595144958037_6816247041416210373_o
sin título-1
IMG_0237
Next Prev
Compartir

    Deja un comentario