Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA SVE EN ITALIA

EXPERIENCIA SVE EN ITALIA

Os presentamos la experiencia de Alba y Álvaro que han participado en un SERVICIO VOLUNTARIO EUROPEO del programa Erasmus+ en en ITALIA. 

Ya ha pasado cerca de un mes desde que volvimos a Málaga tras vivir una gran experiencia en Norcia, donde realizamos nuestro primer proyecto de voluntariado europeo junto a voluntarios de diferentes países del mundo, un proyecto que nos ha dado la oportunidad de vivir una gran cantidad de momentos y conocer a personas increíbles.
Todo comenzó en el aeropuerto de Málaga, donde nos reunimos Alba y Álvaro para partir a Italia con toda la ilusión (y quizá con un poco de miedo) de comenzar nuestro proyecto en Norcia. ¿Cómo sería el proyecto? ¿Y los compañeros y compañeras con los que íbamos a convivir durante el próximo mes? ¿Nos gustaría el pueblo o no? Eran cientos y cientos de preguntas que nos rondaban por la cabeza en el avión, pero no faltaba mucho para dar respuesta a todas ellas.
Desde el primer momento que llegamos a Roma todo fueron prisas… la maleta no aparecía y una vez encontrada no sabíamos dónde estaba la parada el autobús que tenía que llevarnos a la estación de Termini. Nos recorrimos medio aeropuerto corriendo y cuando conseguimos encontrar el autobús y subirnos, resulta que se nos había olvidado una maleta fuera. Por suerte todo acabó bien y logramos llegar sin ninguna pérdida a nuestro hotel. Esa misma tarde decidimos descansar un poco y visitar el centro de Roma, no pudimos resistirnos a los encantos de la ciudad. No llevábamos ni medio día en Italia y ese país ya nos había enamorado.

Al día siguiente partimos de camino a Norcia y de nuevo todo fueron prisas. No encontrábamos el tren y nos tuvimos que apañar con un italiano bastante básico para poder encontrarlo en el último minuto. Pero finalmente conseguimos llegar a ese
pequeño pueblo que nos sorprendió desde el primer momento, las consecuencias del terremoto eran bastante graves. Nada más bajar del autobús los encargados del proyecto nos recogieron para llevarnos al campamento, nuestra nueva casa durante las próximas semanas. A lo largo del día comenzaron a llegar poco a poco el resto de compañeros y compañeras desde distintas partes del mundo como Portugal, Austria, Grecia, Austria e incluso Filipinas. Al día siguiente, cuando ya estábamos todos los voluntarios juntos, realizamos una serie de actividades para conocernos mejor y romper hielo antes de comenzar con el proyecto. A partir de entonces empezamos a organizar el proyecto planteando qué actividades íbamos a realizar, cómo íbamos a organizarnos o qué rol iba a desempeñar cada persona.
Durante las siguientes semanas realizamos diversas actividades. Entre ellas organizábamos y llevábamos a cabo actividades lúdicas con los niños y niñas, construimos una cúpula geodésica que decoramos junto a los niños, jóvenes y adultos de Norcia con el objetivo de proporcionar un nuevo espacio y una huella de nuestro paso por el pueblo, participamos en eventos, trabajamos en la reconstrucción de zonas afectadas por el terremoto y organizamos cenas internacionales en el restaurante donde comíamos para disfrutar con los habitantes de Norcia. Además, realizamos diversas excursiones junto a los organizadores del proyecto, pero sin duda nuestra favorita fue aquella en la que hicimos rafting, fue una experiencia increíble y bastante divertida.

Pero sin duda, de las semanas que pasamos en Norcia nos quedamos con todo lo vivido con nuestros compañeros y compañeras de voluntariado. Esas noches que salíamos a tomarnos unas cervezas en La Vineria, ese bar que tomamos por segundo hogar y que nos brindó más de una que otra anécdota, esas increíbles partidas de Brisca y futbolín que no podíamos dejar de jugar, las tardes en la piscina, aquella famosa cena internacional que se nos fue un poco de las manos, las tardes en el campamento
escuchando a nuestro compañero Eduardo tocar la guitarra, aquella noche de lluvia viendo el final de Juego de Tronos… y como estos, muchísimos momentos más que hicieron de nuestra estancia en Italia algo increíble.
La última semana del proyecto decidimos irnos a vivir a la granja que tiene la asociación en Passignano sul Trasimeno, un pueblo cerca de Norcia, ya que eran nuestros días libres. Fue una semana bastante interesante, ya que decidimos visitar Italia
durante esa semana y disfrutar los últimos días con nuestros compañeros en la granja, en la cual realizamos cenas internacionales cada noche y celebramos el cumpleaños de una compañera, en el cual elaboramos pizza natural. Fue bastante divertido.

Finalmente, al acabar la semana nos tocó despedirnos con mucha pena de todos nuestros compañeros y compañeras para volver a Málaga, nuestra querida ciudad a la que echábamos tanto de menos. Dejábamos atrás a personas increíbles que hicieron que nuestra experiencia en Italia fuera bastante buena.
Y aquí va nuestro consejo personal, si estás leyendo esto seguramente estás planteándote realizar un proyecto de voluntariado o estás a punto de irte y hay miles de preguntas rondando por tu cabeza ahora mismo. Te aconsejamos que te lances, que
pruebes a vivir este tipo de experiencias. Puede que vivas momentos malos estando fuera de tu país o que las cosas no funcionen, a nosotros también nos pasó estando en Italia, es normal. Pero te aseguramos que al final te quedas con lo bueno de esta experiencia, con las personas que conoces y con los momentos vividos.

Next Prev
   
 
Next Prev
Si te interesa conocer más sobre las actividades de Erasmus+ nos puedes escribir a info@intercambia.org
Compartir

    Deja un comentario