Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA SVE

EXPERIENCIA SVE

Os presentamos la experiencia de Tiziana que han participado en un Servicio Voluntario Europeo del programa Erasmus+ en la asociación Alonso Quijano de MALAGA.

 

Mi SVE se acabó, y todavía no me lo creo. La Fundación me acogió como una familia, me enseñó muchas  cosas y me apoyó en todas mis ideas. 

Mi responsable/jefa/tutora Belén ha llegado a ser incluso mi amiga, no me enseño sólo a trabajar en un despacho, clasificar y actualizar documentos, cosas informáticas etc. me hizo dar cuenta que si quiero de verdad hacer algo no tengo que tener miedo de equivocarme. A nivel personal, si he crecido mucho, ha sido gracias a ella. Giuliana como compañera de trabajo y aventuras afuera de la Fundación ha sido el máximo que me podía ocurrir: un volcán de energía y creatividad, siempre me ayudaba cuando necesitaba ayuda, somos un gran equipo. De hecho, todas nuestras ideas han sido realizables porque trabajamos juntas, muchísimas veces en nuestro tiempo libre. Para mí, ella es la voluntaria ideal, aunque no todos se dan cuenta porque tiene un carácter muy fuerte y suele ser muy honesta. Alfonso, coordina el proyecto en el Hospital de manera super profesional y sabe transmitir su grande pasión a todos los otros voluntarios.

La Fundación procuró darme una profesora de español, Isabel, gracias a ella he mejorado mucho y además sigue ayudándome de vez en cuando por WhatsApp.

Mi piso me gustaba mucho y el dueño solía ser gentil y disponible. Digo “Solía”, porque justo al final, no me preguntó si los obreros podían entrar y pintar mi habitación. No sé si haya sido un malentendido. Lo que es cierto, es que volví de Berlín por la noche y necesitaba preparar otra vez mis maletas para el día siguiente, lo pasé muy mal. No tenía luz en mi habitación, el armario pegado a la cama en el centro del cuarto, cubiertos por una tela en plástico, mis ropas sucias de polvo blanco por las obras, mis pertenencias diseminadas en casa porque,claro, tenían que pintar y mis cosas fueron tocadas y trasladas sin permiso. Lo peor fue ver cosas muy personales justo en el medio del comedor. Entré en pánico porque tenía que recoger todo, y no encontraba nada. Mi coordinador Pedro fue gentil porque escuchó todo mi desahogo. Gracias a mi compañero de piso Francesco, mi última noche en Málaga fue un poco más ligera.

Con los compañeros de piso en general, tuve muy buenas relaciones. Lo siento mucho por el problema de Internet, que nos ha dividido un poco: en parte por un malentendido, en parte porque es más fácil echarle la culpa a los otros que poner manos a la obra y arreglar las cosas. Que sea claro que no es una queja, es una descripción dicha con amargura.

En estos meses lo pasé muy bien a nivel de relaciones: en la Fundación, en el piso, afuera conociendo a los otros voluntarios y a otra gente. Intercambia me dio la posibilidad de encontrar a otros voluntarios con varias actividades, y además de participar al proyecto Cyberspace Vs Reality en Alemania. Pedro y Rocío siempre contestaban a mis preguntas, intentaban ayudarme cuando podían, y nunca tuve problema con el dinero mensual.

Next Prev
 
 
Next Prev
 Y tu… ¿Cuándo?
Si quieres recibir más información podemos fijar una cita en el Área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga (mapa) a través del correo info@intercambia.org
Compartir

    Deja un comentario