Breaking News

EXPERIENCIA CURSO DE FORMACIÓN EN MALTA

Os presentamos la experiencia de un grupo de jóvenes que han participado en un CURSO DE FORMACIÓN del programa ERASMUS+ en MALTA.

En medio del vasto Mar Mediterráneo, se esconde un archipiélago que parece haber escapado del mapa, un lugar esperando ser descubierto: Malta. Pero Malta es
mucho más que un simple destino turístico. Es una joya natural con aguas cristalinas, majestuosos acantilados y una riqueza histórica que transporta al visitante a tiempos pasados. Además, esta isla es un crisol de culturas, donde la música y la amigable atmósfera te hacen sentir como en casa en cada rincón. A través de las páginas que siguen, te invito a explorar esta tierra mágica, rebosante de colores, sabores, cultura, arte, música y emocionantes aventuras.

Conocerás alojamientos únicos, desde el animado Marco Polo Hostel en San Julián hasta el acogedor NSTS Campus Residence & Hostel en Msida, que hicieron de nuestra experiencia en Malta algo inolvidable. Acompañaremos a Samantha y Chris, los
genios detrás del proyecto, mientras te sumerges en las emocionantes actividades y eventos que enriquecieron nuestro viaje. Así que, prepárate para un viaje por la «isla de los ojos color Mediterráneo», donde cada esquina esconde una sorpresa y cada momento es una oportunidad para
sumergirse en la magia de Malta. ¡Te doy la bienvenida a un viaje lleno de
descubrimientos y experiencias únicas!

Marco Polo ya podría ser maltés… Justo antes de empezar nuestro programa en Malta, nuestra aventura empezó tres
días conforme llegamos a nuestro primer alojamiento. El único e irrepetible Marco Polo Hostel. Localizado en todo el centro de San Julián, la mejor zona para salir por la noche, ya que tiene mucho ambiente juvenil, bares, restaurantes, tiendas, así
como pubs y discotecas abiertas hasta altas horas de la noche. A pesar de estar en una zona de mucha actividad diaria y nocturna, las habitaciones están insonorizadas y no tuvimos problemas con el ruido de la calle. Una vez, hemos mencionado la ubicación perfecta del alojamiento, cabe mencionar las instalaciones. A la entrada del hostal nos sorprendió con sus pinturas psicodélicas y llamativas realizadas por un artista local. Ojo, para los aprensivos que son fluorescentes y por la noche brillan cuando subes las escaleras o en el ascensor de la entrada.

Pero estas distintas pinturas murales junto a frases significativas se pueden encontrar en las paredes de las diferentes plantas a medida que uno sube a recepción en la cuarta planta, donde en una pequeña pero ecléctica recepción en la que hay una zona para dejar las maletas y una cocina, puedes encontrar al recepcionista, así como un mapa en el que se ve todo el archipiélago junto con sus
principales ciudades y atracciones turísticas. La recepción está conectada con un bar con máquinas expendedoras, sillas, sillones y mesas así como una mesa de billar, junto con una amplia terraza de dos plantas, que tiene unas vistas estupendas de la ciudad y que hace las delicias de cualquier visitante. Luego comentaremos las actividades, pues antes es necesario hablar de las habitaciones. Hay diferentes
tipos de habitaciones, pero nosotros nos alojamos en una grande para 14 personas con literas con cortinas, un balcón al exterior y un lavabo con espejo. Todo estaba limpio y cuidado. Nos cambiaban las sábanas y limpiaban la habitación cada día. Las duchas para la planta estaban fuera en el pasillo así como los toilets con lavabos y en recepción, te daban dos toallas si las pedías. No obstante, lo mejor de Marco Polo era su ambiente y sus actividades. El ambiente era muy chulo, súper internacional (con gente de todo el mundo) y juvenil. Era súper fácil conocer gente y hacer amigos con los que tomar un par de cervezas, sobre todo en el Roftop bar, después de venir de la playa. Tanto los huéspedes como el personal eran muy simpáticos, agradables y educados. En recepción te
ofrecían actividades y excursiones, por lo que, nosotros nos apuntamos a una excursión a la paradisíaca isla de Comino. Nos encantó tanto el viaje rápido en barco desde Malta hasta poder saltar desde los acantilados en Crystal Lagoon o bucear en Blue Lagoon. ¡La verdad que fue una pasada e hicimos migas con mucha gente encantadora del hostal allí! Aunque si tenemos que hablar de actividades, no
podemos olvidar las fiestas que organizan en el Rooftop Bar cada semana. No importaba el día, cada noche había muy buen ambiente en la terraza con música en directo de un dj, algunos días más de chill, otros más de fiesta. Cabe resaltar la fiesta latina a la que acudimos y a la que para nuestra sorpresa ponían incluso un portero a la entrada porque venía mucha gente de fuera del hostal, ya que se ve que
es muy popular. ¡Los tres días que estuvimos allí nos lo pasamos tan bien que por la noche siempre estuvimos en el Rooftop Bar, incluso llegamos a volver después en un par de ocasiones antes de irnos de Malta! En general, el Marco Polo Hostel fue una experiencia increíble y súper divertida, en la que disfrutamos mucho tanto de su ambiente como de sus excelentes instalaciones.

En el corazón de Msida Justo al lado de la universidad de Malta, nos hemos hospedado en el NSTS Campus Residence & Hostel durante toda la semana de nuestro programa “Voting Never Hurts”. En pleno corazón de Msida, estábamos a unos 15 min. de la zona de San Julián y cerca de paradas de bús con líneas que llevan a otras zonas de la isla. También cabe destacar que el hostal era fácilmente accesible para Ubers y Bolts (que uno puede encontrar por todas partes y son una manera económica de desplazarse cuando no hay buses). Además, contaba con una serie de estupendas instalaciones y equipamientos como el comedor (cabe mencionar las máquinas de
zumo, café y agua que eran gratis), piscina con zona de hamacas, máquinas expendedoras, recepción 24 horas, sala de reuniones… (esta última era donde nos reuníamos para nuestro programa y sus eventos a diario). No hay que olvidar que el hostal era muy grande, con muchas habitaciones pero todas seguían el mismo patrón: Todas eran habitaciones compartidas con hamacas para 3, 4 o incluso 5 personas, normalmente, con un baño compartido interior o exterior. Todo estaba limpio y ordenado, las habitaciones estaban en buen estado y te daban toallas que te cambiaban cada dos o tres días cuando limpiaban el cuarto. Asimismo, nos gustó
el buffet desayuno porque era diverso y te permitía elegir entre varias opciones. El personal también era amigable y siempre estaba a tu disposición. En conclusión, tuvimos una muy buena estancia en el hostal, el cual recomendamos para todos aquellos que visiten Malta y gusten de un ambiente juvenil pero relajado y distendido. Samantha y Chris nuestros mentores Tras llegar al alojamiento designado por la organización conocimos a los “cerebros” del proyecto la lituana Samantha y su pareja maltesa Chris que nos esperaban con una sonrisa en la cara y comida para paliar el hambre que teníamos tras un largo
paseo, con baño incluido, con el equipo lituano que eran los únicos que habían llegado en ese momento.
Después de esa primera buena impresión todo fue incluso mejor agradecimos mucho los pequeños “energizers” (actividades cortas pero que requerían cierto movimiento y pensar) que organizaron para despertarnos por la mañana cuando muchos andábamos con sueño además los siguientes días cada grupo tuvo que organizar un “energizer” y no es por fardar pero creo que nada superó a nuestro
juego de las sillas que logró sacar el aspecto más competitivo que todos tenemos dentro. especto a las actividades más convencionales he de agradecer la cercanía que tuvieron los organizadores con nosotros ayudándonos si no entendíamos algo o teníamos cualquier duda además de la flexibilidad a la hora de los horarios, los cuáles nos preguntaron qué horas nos venían mejor si había posibilidad de cambiarlo. También, las actividades me resultaron bastante dinámicas alternando desde una búsqueda del tesoro por Mdina (la antigua capital de Malta, llena de valor histórico, monumentos y que había servido de localización para la serie Juego de Tronos), actividades de roleplay dónde tuvimos que ponernos en la piel de políticos e intentar promover el derecho al voto por parte de la población joven así cómo convencer a
los indecisos (actividad que he de decir qué disfrute mucho pues me resultó ciertamente pedagógica) hasta pequeñas obras de teatro en la que teníamos que representar distintos derechos universales.
Para concluir, la mezcla de dinamismo y las actividades de “team-bonding” hicieron del grupo una gran familia lo que propició una noches culturales muy entretenidas y en las que aprendimos mucho sobre las distintas culturas, sin duda una experiencia inolvidable. La isla de los ojos color Mediterráneo Aparentemente invisible a vista de mapa, en el corazón del mar Mediterráno se alza un archipiélago de dulce, que ansía y espera deseoso ser descubierto. Malta, una maravilla natural bañada por aguas cristalinas, puestas de sol que se funden entre los acantilados que dibujan la silueta de la isla y una riqueza patrimonial que nos hace experimentar la belleza del pasado.

Malta es también, a ojos de los amantes de la música, “un gran festival”, un escenario multicultural donde nunca te sentirás excluido, apartado o poco integrado. Esto es así gracias a algo que se huele en el ambiente, una atmósfera de “buenrollismo” que invita a cualquiera a disfrutar cada esquina de la isla. Es este tipo de vivencias la que hacen de Malta un país en el que sentirse bienvenido, una coctelera llena de cuestiones positivas que al agitarla crea un delicioso cóctel al que podríamos denominar Blue Lagoon. Para aquellos que hayan tenido la oportunidad de visitar estas islas, el nombre no les será peregrino, ya que se trata ni más ni menos de una de las zonas más espectaculares de todo el archipiélago, con todo el
respeto y honor para Gozo, la otra niña bonita de la baraja. Quedarse con una imagen que defina esta región es complicado, quizás podríamos jugar a dejarnos llevar por los colores que bañan el horizonte ya sea el turquesa del mar, los colores crema y la paleta de marrones propios de la Valeta, más Concretamente de la famosa Cúpula de Nuestra Señora del Monte Carmelo o el arcoiris que nos ofrecen los los “luzzu y djhajsa”. Unas barcas pesqueras típicas de la zona, que se nos hacen muy familiares a los malagueños ya que en la proa de las mismas se dibuja un ojo de Astarté o de Osiris, al igual que pasa en nuestras jábegas. Color, sabor, cultura, arte, música y aventura, es lo que aquí te espera, sólo tienes
que abrir la puerta y dejarte enamorar por la isla, el resto viene solo. Y tú… ¿Cuándo? 
Si quieres recibir más información podemos fijar una cita a través del correo info@intercambia.org

COMPARTIR

Deja una respuesta