Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXP CURSOS DE FORMACION / EXPERIENCIA CURSO DE FORMACIÓN FRANCIA

EXPERIENCIA CURSO DE FORMACIÓN FRANCIA

cuantas habitaciones convergían nacionalidades europeas de los más dispares, con sus culturas y hábitos. Aun así, la integridad nunca ha sido apartada del programa. No se ha pretendido aunar igualdades, sino
remarcar las diferencias. La pluralidad de pensamientos, costumbres, idiomas y, por qué no, de horarios, ha sido la razón de estas reuniones. Sin ellas, la mayoría de actividades no podrían haberse concebido.
Desayuno (si acaso no te quedabas dormido), energizer, actividad, comida, actividad, comida, comida, actividad y más comida… Si alguien no acababa agotado el primer día empezabas a sospechar que no estaba hecho de la misma carne.

La intensidad ha sido un carácter considerable durante la semana, dirigido a programar y exponer las ventajas de la movilidad internacional; como gran proyecto, así lo
hicimos ver a los adolescentes de la zona, y motivarlos a emprender viajes para, sobre todo, abrirse a nuevas vivencias.
EX-TRA nos ha aportado todo tipo de habilidades. Enfocado no solo en la EXperiencia sino también en la TRAnsferencia de lo aprendido, se ha servido de metodologías proyectuales y, sobre todo, emotivas y multisensoriales para crear esquemas en su público. El participante aquí era el protagonista de su propio aprendizaje. A pesar de ello, no todo ha sido trabajar desde que sale hasta que se esconde el Sol (que, como choque cultural, era muy temprano). Las noches de fiesta, juegos de cartas y duchas de agua fría han sido igualmente detonantes de risas y recuerdos.
Sí, agua fría, a temperatura ambiente de 7ºC. Cuando ya nos dimos por vencido empezamos a reírnos de la situación, como se dice, por no llorar. Pero, tomándolocon perspectiva, supimos resolver el problema, por lo menos aparentemente. Para aquellos que ya no soportaban más las heladas aguas de las duchas normandas de “le chateau”, se realizó una ronda nocturna repartiendo agua caliente en botellas de vino. Elegantemente, algunos tomaron una ducha de apenas un par de litros de agua caliente. Con lo bueno y lo malo, agradecemos todas aquellas personas que han hecho posible este programa de movilidad, desde las organizaciones españolas como las francesas y demás.

 

Y tu… ¿Cuándo? 


Si quieres recibir más información podemos fijar una cita a través del correo info@intercambia.org

 

Os presentamos la experiencia de un grupo de jóvenes que han participado en un CURSO FORMACION del programa ERASMUS+ en Francia.

Solo hizo falta un día para destapar, o al menos resquebrajar, la barrera de interrogantes que rodeaba el programa que se nos había asignado. Efectivamente, todos nosotros aplicamos a dicho curso, aun sin saber a qué nos enfrentaríamos.
Nuestra fue la sorpresa cuando, progresivamente, descubrimos que el curso se alejaba de lo que podría resultar una clase convencional, con los roles tradicionales de educador y aprendiz, y didácticas obsoletas de maestría. Podríamos hablar de Normandía, del lugar, de su gente, de cuestiones típicas que suelen abordarse cuando se viaja fuera del hogar. Sin embargo, no tiene mucho sentido en este caso, donde no estábamos en un lugar concreto sino en un espacio de experiencias.

 En apenas unas cuantas habitaciones convergían nacionalidades europeas de los más dispares, con sus culturas y hábitos. Aun así, la integridad nunca ha sido apartada del programa. No se ha pretendido aunar igualdades, sino
remarcar las diferencias. La pluralidad de pensamientos, costumbres, idiomas y, por qué no, de horarios, ha sido la razón de estas reuniones. Sin ellas, la mayoría de actividades no podrían haberse concebido.
Desayuno (si acaso no te quedabas dormido), energizer, actividad, comida, actividad, comida, comida, actividad y más comida… Si alguien no acababa agotado el primer día empezabas a sospechar que no estaba hecho de la misma carne.

La intensidad ha sido un carácter considerable durante la semana, dirigido a programar y exponer las ventajas de la movilidad internacional; como gran proyecto, así lo
hicimos ver a los adolescentes de la zona, y motivarlos a emprender viajes para, sobre todo, abrirse a nuevas vivencias.
EX-TRA nos ha aportado todo tipo de habilidades. Enfocado no solo en la EXperiencia sino también en la TRAnsferencia de lo aprendido, se ha servido de metodologías proyectuales y, sobre todo, emotivas y multisensoriales para crear esquemas en su público. El participante aquí era el protagonista de su propio aprendizaje. A pesar de ello, no todo ha sido trabajar desde que sale hasta que se esconde el Sol (que, como choque cultural, era muy temprano). Las noches de fiesta, juegos de cartas y duchas de agua fría han sido igualmente detonantes de risas y recuerdos.
Sí, agua fría, a temperatura ambiente de 7ºC. Cuando ya nos dimos por vencido empezamos a reírnos de la situación, como se dice, por no llorar. Pero, tomándolocon perspectiva, supimos resolver el problema, por lo menos aparentemente. Para aquellos que ya no soportaban más las heladas aguas de las duchas normandas de “le chateau”, se realizó una ronda nocturna repartiendo agua caliente en botellas de vino. Elegantemente, algunos tomaron una ducha de apenas un par de litros de agua caliente. Con lo bueno y lo malo, agradecemos todas aquellas personas que han hecho posible este programa de movilidad, desde las organizaciones españolas como las francesas y demás.

 

Y tu… ¿Cuándo? 


Si quieres recibir más información podemos fijar una cita a través del correo info@intercambia.org

 

COMPARTIR

Deja una respuesta