Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA EN BULGARIA

EXPERIENCIA EN BULGARIA

4Os presentamos la experiencia de un grupo de Jóvenes que han participado en un SVE del programa ERASMUS+ en BULGARIA.

Nombre: Fátima.

Descripción: metro setenta, soñadora, devoradora de libros, espíritu inquieto, amante de la diversidad e intercambio de culturas.

Grupo Sanguíneo: EVS DOBLE POSITIVO.

Modus Operandi: paciencia, búsqueda activa de proyectos, elaboración de carta de motivación, contacto con organizaciones, muestra lo que vales y supera el proceso de selección, training de formación, prepara tus maletas y ¡A volar! Residencia: Sofia, Bulgaria.

Duración: 9 meses.

Alojamiento y Convivencia: en un piso a gastos cubiertos. Tenía tres compañeros de piso, voluntarios europeos de Polonia, Alemania y Letonia. Experiencia muy enriquecedora y llena de anécdotas.

8Organización de acogida y Actividades: organización pequeña cuya actividad se centra principalmente en el ámbito de Sofia, capital de Bulgaria. Nuestro día a día durante los primeros meses se centró en trabajo de oficina y algunas que otras salidas o talleres con niños. Los voluntarios intentamos realizar nuestros proyectos personales pero desafortunadamente, y por motivos de los que luego paso a hablar, no ocurrió. En los meses siguientes la actividad aumentó y realizamos salidas culturales, talleres de reciclaje con pequeños, organización de charlas y talleres para adolescentes y jóvenes adultos, colaboramos con otras organizaciones y voluntarios con sede en otras ciudades y participé en teatros, talleres con personas con discapacidad, seminarios, talleres de lecturas, jornadas de concienciación, promoción de los proyectos europeos, organización de fiestas representando nuestra cultura y tradiciones.

1La figura del Mentor: es aquella persona que te ayudará en tu adaptación, en el aprendizaje, etc. Figura importante pero en mi caso no funcionó correctamente.

Adaptación: a los compañeros de piso, a los compañeros de la organización, a la población local, a la comida, al tiempo, a las costumbres del lugar, a todos los voluntarios que tienes la suerte de conocer, etc. En mi caso ha sido lo más enriquecedor de mi estancia en Bulgaria

7Tiempo libre: en teoría todo voluntario tiene un máximo de horas diarias y 2 días de descanso a la semana. Al estar rodeada de compañeros y amigos, realizando actividades interesantes, el tiempo pasaba volando. Desde mi perspectiva todo fue muy flexible lo que nos permitió poder organizar actividades ajenas a las de la organización o bien alargar las mismas. Aprovecha y organiza al máximo tu tiempo. Sal por las mañanas, por las tardes y por las noches, conoce y vive la cultura a cada momento del día. Aprovéchate de la gastronomía, apúntate a cada actividad que se organice, conoce a tanta gente como puedas. En mi caso, el tiempo libre lo aprovechábamos para reunirnos voluntarios con algunos amigos locales y viajar conociendo rincones nuevos.

Problemas: sí, los tuve. Así que, como no es oro todo lo que reluce, el Servicio de Voluntariado Europeo no se ve exento de conflictos. Tengo que decir que he conocido a muchos voluntarios que están muy encantados con su proyecto y no tienen ninguna crítica o queja pero en la misma balanza, del otro lado, estamos aquellos que sí que hicimos públicas nuestras críticas y cada uno fue por motivos diversos. Eso sí, nunca nos sentimos solos y siempre contamos con el apoyo de organizaciones dispuestas a tenderte una mano y de aquella figura creada ad hoc para ayudar resolver estos conflictos. En mi caso, el problema se centró en la inactividad diaria que se vivía en el seno de mi organización, algo que en absoluto va buscando el voluntario motivado que decide embarcarse en esta experiencia internacional. Mi consejo es no rendirse y centrarse en la resolución del conflicto con una buena comunicación por parte de ambas partes. En mi caso, y tras muchas quejas, lo conseguí. De una inactividad casi absoluta que se prolongó durante semanas, y la impotencia que eso nos producía, conseguí desarrollar mis propias actividades y colaborar con voluntarios en aquellas otras que ellos o sus organizaciones estaban llevando a cabo. Tengo que decir, que claramente esto fue posible gracias al apoyo de muchos de los voluntarios que fui conociendo a lo largo de los meses, personas muy inspiradoras y con grandes corazones. No quiero que esto sirva como desmotivación, sino ¡todo lo contrario! El SVE es una apuesta por la realidad, y en toda realidad nos podemos encontrar con un toque amargo pero ha de servir para crecer, saber cómo enfrentarse a él cívicamente y alcanzar lo que verdaderamente quieres, aquello que ibas buscando cuando saliste de casa.

10Lo recomendarías: Sin dudarlo. Repetiría 100% la experiencia al completo. ¡No te detengas, da el paso!

Y tu… ¿Cuándo?

Si quieres saber más de esta y otras acciones del programa Eramus Plus puedes visitarnos en el Área o escribirnos a info@intercambia.org.

COMPARTIR
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario