Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA INTERCAMBIO EN HOLANDA

EXPERIENCIA INTERCAMBIO EN HOLANDA

SAMSUNG CSC

Os presentamos la experiencia de un grupo de Jóvenes mijeños  (Tamara, Bexy, Ana, María, Teresa y Eva) que han participado en un INTERCAMBIO del programa Juventud en Acción en HOLANDA.

Displaced Youth Exchange – se trata de un proyecto sobre inmigración y fotografía, cuyo objetivo es la integración de mujeres de primera y segunda generación de inmigrantes. El proyecto proporciona herramientas, tanto humanas como tecnológicas, para que de manera colectiva todas las participantes aprendan a transmitir su propia historia.2

El caso particular de cada una de las participantes mijeñas era diferente pero la combinación de todas ellas, fue muy poderosa ya que proporcionó visiones distintas: Tamara es hija de inmigrantes, Bexy es inmigrante, Ana y María Teresa, a diferencia de las otras niñas, soN españolas y descendientes de españoles pero su presencia aportaba otra perspectiva, no el de la persona que emigra pero sí de quién recibe, al fin y al cabo el proyecto trataba de integración.

Para algunas todo comenzó en diciembre, ya que dos chicas tenían que viajar a Ámsterdam un mes antes del proyecto para terminar de planificar el programa junto a la organización anfitriona, de manera que se echó a suerte quien iba la primera vez, Tamara fue la primera en viajar junto a su líder Eva.. Durante esos días ellas pudieron comprobar las instalaciones del hostal, dar su visto bueno a todas las actividades que se estaban preparando y por supuesto, transmitir inquietudes de las compañeras que aguardaban en Mijas.

Cuando Eva y Tamara volvieron a casa, se reunieron con las demás participantes en el área de la juventud para ultimar los detalles del viaje, y explicar con lujos de detalles el programa. Al terminar la reunión casi se podía palpar las ansias de las cuatro mijeñas que empezaban a imaginar lo que se venía, un viaje de ensueño.

El gran día llegó y allí estábamos todas en el aeropuerto listas para embarcar. Llegamos a Ámsterdam y ya nos esperaba en el aeropuerto un miembro de la asociación Voices Of Women media. Un cálido recibimiento nos anunciaba los mimos y la atención que nos iban a proporcionar cada uno de los voluntarios y miembros de la asociación ¡Nos hicieron sentir como en casa!

El primer día conocimos a todas las participantes ( De Rumanía, Grecia y Holanda) fue sorprendente descubrir que casi todas comprendían nuestro idioma, incluso algunas lo hablaban. Algunas de nosotras, con más dificultades con el inglés, tenemos que admitir que no ha sido para nada una pega, ya que siempre se busca la forma de comunicarse con los demás, aunque sea hablando nuestro famoso Spanglish.

Después de los tempranos desayunos, empezábamos la jornada con un Ice breaker (rompehielos) para entrar en calor entre nosotras y perder la timidez… Una gran forma de empezar las mañanas entre risas y buenas vibraciones.

1Comenzaron las primeras lecciones de xenofobia, inmigración y descubrimos que hay una gran diferencia entre entender el significado de la palabra y aprender cómo combatir contra el problema.

Cada día era diferente, con lluvia o sin ella, con el día nublado o soleado habían preparado tantísimas actividades para nosotras que no teníamos hueco para echar de menos, visitas por la ciudad, a museos, charlas, también tiempo libre para ir a comprar regalitos o para ir a sacar fotos.

Los almuerzos eran al más puro estilo Holandés, bocadillos hechos por nosotras, ensaladas y frutas. Por la noche cenábamos en diferentes lugares, lugares llenos de magia donde la cooperación era el pan de cada día. Nos sentíamos libres de ayudar con labores tan simples como lavar los platos que nosotras mismas habíamos utilizado, eran como una segunda casa. Solíamos ir a lugares donde el dinero recaudado se destinaba a refugiados, gente sin hogar, y muchas otras causas sociales. Allí teníamos mucho tiempo para conocernos mejor entre todas las participantes ya que nos mezclábamos y pasábamos muy buenos momentos.

3Una de las cosas más divertidas sin duda fueron nuestros paseos en bicicleta por Ámsterdam, las bicis eran nuestro principal medio de transporte. Hasta que las 20 niñas le cogimos el truquillo fue un estruendo de risas cómplices y asustadizas al vernos circular entre tantísimas bicis por las hermosas calles de Ámsterdam.

Si hay algo de lo que no podemos presumir es de delgadas (se escuchan risas en el grupo español) y confiesan entre ellas “hemos comido a todas hora, y la verdad es que cuesta

acostumbrarnos otra vez al ritmo español” En Amsterdam desayunábamos a las nueve de la mañana, a las once teníamos nuestro primer coffee break (un descanso para tomar un té con galletas), a las doce el almuerzo, a las dos otro coffe break, a las cuatro otro, a las seis y media siete la cena cada día en un lugar diferente. En fin… mientras escribimos este artículos la nostalgia nos entra.. ayyy queridos coffee breaks, como os echamos de menos.

Empezaron las primeras clases de fotografía que fueron muy interesantes, para algunas era la primera vez que sacaban fotos desde un punto de vista más técnico. También hemos tenido clases de edición de vídeos ya que teníamos que aprender a utilizar estas herramientas para contar nuestra propia historia.5

Divididas en grupos mixtos, cada española junto con su nuevo equipo grabó y editó un vídeo sobre diversos temas: Inmigración, discriminación, prejuicios, etc. Todo este material que fuimos construyendo gracias a la ayuda de los voluntarios de VOW, pudimos presentarlo en una exposición de fotos que llevamos a cabo el último día de nuestra estancia en Ámsterdam donde pudimos disfrutar y empaparnos de historias preciosa llenas de emociones a través de imágenes y videos.

Para acabar con nuestro proyecto terminamos la noche en un karaoke, fue genial ver un grupo tan grande de chicas de distintos países bailando y cantando La macarena. La despedida no fue fácil, pero eso es bueno, eso refleja lo bien que la hemos pasado y significa que nos llevamos en el corazón a gente hermosa y una experiencia inolvidable.

Gracias “Voices of women media” y gracias al “Área de Juventud de Mijas” por permitirnos formar parte de este hermoso proyecto.

Desde Málaga partieron cinco desconocidas pero volvieron cinco grandes amigas.

¿Que si recomendamos participar en un proyecto? ¡Por supuesto!

Tamara, Ana, Bexy, Maria Teresa y Eva

4

Ámsterdam, Holanda, 7 -17 de enero 2013

Si quieres saber más sobre los intercambios juveniles, escríbenos a la dirección: info@intercambia.org

COMPARTIR
  • 33
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario