Breaking News

EXPERIENCIA INTERCAMBIO EN ITALIA

Os presentamos la experiencia de un grupo de jóvenes que han participado en un INTERCAMBIO del programa ERASMUS+ en ITALIA.

Un grupo de ocho chicas malagueñas que no se conocían de nada, han estado de Erasmus+ en San Giorgio de Sannio y esta es su historia. Cada una lo vivió a su manera, pero lo que está claro es que ninguna sabía lo que iba a pasar y como este proyecto podría influir tanto en sus vidas.
Nuestro proyecto “Push Play for Inclusion”, tenía como objetivo promover la sociabilidad entre personas de diverso lenguaje y capacidades, mejorar la creatividad y expresión de los participantes, promover la igualdad e inclusión de las personas con diversidad funcional, etc. En resumen, se trataba de que muchas personas, todas muy diversas y diferentes, se reunieran en un mismo sitio y compartieran experiencias positivas y que cuando llegaran a casa tuvieran mucho que contar.
Al igual que el proyecto, nuestro grupo español es muy variopinto, tenemos psicóloga, profesoras de educación especial, pasteleras, profesora de rugby, abogada, fotógrafa y terapeuta ocupacional. Y por ello, tenemos diferentes experiencias, la mayoría nunca había trabajado con personas con diversidad funcional, otras del mismo modo tampoco habían hecho proyectos Erasmus+, incluso alguna no dominaba muy bien el inglés, pero eso no las frenó para tirarse a la piscina. La ventaja de esto es que desde el minuto uno, hicimos y fuimos equipo, con nuestro país y con todo el que lo necesitara.
Durante el proyecto realizamos muchas actividades diferentes, la temática principal de ellas eran las redes sociales, pero como llegar a ellas de una forma inclusiva, es decir mediante la fotografía y el video. También cada día teníamos ejercicios para despertarnos un poco, gymkanas de fotografías, otros que nos ayudaban a conocer mejor a los demás y otros que nos ayudaban a conocernos mejor a nosotras mismas. Eso sí, la actividad estrella de este grupo, fue hacer un dibujo con pintura de dedos que nos recordara o reflejara nuestra infancia, y una vez realizado, teníamos que unirlo con todos los dibujos de los participantes. Sin duda para nosotras significó un momento clave del proyecto.
Otro gran momento fue el trabajo principal, una película protagonizada y dirigida por nosotros, la cual tuvo un estreno de gala y por todo lo alto, dónde no faltaron las palomitas, las risas y también los lagrimones. Aquí destacar que los grupos estaban todos mezclados por lo que pudimos trabajar con personas de distintos países y capacidades.

En relación al equipo organizador, eran bastantes personas de diferentes países. El coordinador principal tiene una amplia experiencia en proyectos de este tipo, pero lo cierto es que no tenían educación formal relacionada con las patologías presentes en el proyecto, esto limitaba que las actividades estuvieran adaptadas a los perfiles. Trataban de incluir al máximo a los cuidadores y familiares de las personas con diversidad, para así tener sus necesidades más cubiertas, también pedían opinión y ayuda a aquellos que si poseían dicha formación y experiencia.
Quisiera añadir que nuestro equipo fue clave para la inclusión de todos los participantes, pues os sorprendería el nivel de habilidades sociales que existen en otros países. Es importante anticipar a los participantes a cómo gestionar ciertas situaciones, pues son muchos días de proyecto y muy intensos.
Como mejoras a la organización del proyecto creemos que ciertas actividades deberían haber estado adaptadas para las personas con diversidad funcional, por ejemplo, cuando teníamos una charla más centrada en la fotografía, podrían realizarse actividades paralelas para dichas personas, que estuvieran relacionadas con sus intereses. Del mismo modo, pensamos que sería enriquecedor que los participantes pudiesen presentar y realizar actividades para todos los grupos. También nos hubiese gustado tener algo más de tiempo libre para poder visitar la zona y descansar algo más.
En nuestra maleta de vuelta a casa nos llevamos muchas cosas como nuevas palabras en idiomas raros (algunas incluso tatuadas), el amor por la comida de Andrea, bailes que son 99% saltos, el valor de tener agua 24 horas al día, el gusto por el vino y como estirar el brazo al máximo en busca de internet. Pero, sobre todo, nos llevamos que no podemos prejuzgar a nadie, la importancia del lenguaje no verbal, el valor de las pequeñas cosas como un abrazo a tiempo, que el amor es gratis, la escucha activa, la necesidad del no y del sí, la confianza que genera la convivencia, la necesidad de la inclusión y mucho, mucho más.

Y nos dejamos un trocito de nuestros corazones en San Giorgio y en cada uno de nuestros nuevos amigos.
Este proyecto nos ha hecho crecer como personas y valorar aún más lo que tenemos, porque al volver, ese gran grupo español que como empezaba la historia no se conocían de nada, tienen la suerte de poder verse y seguir viendo como crecen juntas.
Gracias a todas, porque, aunque no teníamos claro si ir, ni el miedo ni los nervios pudieron con nosotras. Gracias por incluir a todos y todas, por no juzgar y por demostrar que el equipo español no tiene, ni tendrá, limites.


Un abrazo enorme de Málaga para el mundo
Alex, Marian, Alma, Gema, Nadine, Irene, Isa y Ale

Y tú… ¿Cuándo? 


Si quieres recibir más información podemos fijar una cita a través del correo info@intercambia.org

COMPARTIR

Deja una respuesta