Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA INTERCAMBIO EN RUMANÍA

EXPERIENCIA INTERCAMBIO EN RUMANÍA

1375770_10202336309353987_1585385023_nTodo empezó el lunes 7 de octubre, todos teníamos que estar a las 5:00h en el aeropuerto. Benny, Daniel, Darío, Juan, Mailen y Marta éramos los que componían el grupo de mijeños que formarían parte de esta experiencia durante los siguientes días en Prahova, Rumanía. Estábamos nerviosos, llevábamos semanas esperando a que llegase ese día para poder comenzar nuestro proyecto con ilusión y con muchas fuerzas.

 Salimos de Málaga a las 6:50 y llegamos a París a las 9:25. Todo acababa de empezar y lo peor es que nos quedaban 10 horas de escala en París. Después de recorrernos el aeropuerto de París de arriba a abajo, mientras otros jugaban a la play 3 (Daniel), veíamos como la hora se acercaba cada vez más y pronto cogeríamos el siguiente vuelo rumbo hacia Rumanía. Y a las 23:30 llegamos a nuestro destino. En el aeropuerto nos recogió Mónica, integrante del grupo de Rumanía, que nos dio mucha alegría cuando la escuchamos hablar español. Llegamos al hostal sobre la 1 de la madrugada, éramos el último grupo en llega. Ese día ya habíamos hecho todo lo que teníamos que hacer, ahora tocaba descansar.

Al siguiente día teníamos un día muy largo por delante. Para empezar, hicimos varios juegos para conocernos todos los grupos integrantes, ahí nos dimos cuenta que éramos el único grupo que no sabía hablar bien inglés, lo que nos dificultaba la comunicación con el resto de compañeros (así que tuvimos que practicar mucho “body language”). Nos explicaron como iba a desarrollarse la semana de proyecto. Por la noche, tuvimos la primera fiesta, la fiesta de las máscaras, en la que todos debíamos llevar las máscaras preparadas desde casa con materiales reciclados. Lo pasamos muy bien esa noche y demostramos COMO SE BAILA SALSATON !!!!! 😛

El tercer día llegó lo que todos estábamos esperando, la primera visita cultural. Fuimos a un convento situado en el bosque, para el cuál tuvimos que atravesar el bosque más o menos una hora andando. El paisaje era precioso, todo árboles de una gran altura, muy diferente al que estamos acostumbrado aquí en Málaga. Cuando llegamos al convento nos sorprendimos al saber que todo el mundo que fuese a visitarlo era invitado a almorzar. Así que tras terminar de almorzar nos esperaba otra vez el camino de regreso al autobús que nos llevaría de vuelta al hostal. Llegamos muy cansados pero nos esperaba otra tarde llena de actividades.

Por la noche se celebró la noche intercultural de Eslovenia, donde presentaron sus comidas y costumbres.1403327_10201355036412803_1476610228_o

El siguiente día  fue un día muy intenso, estuvimos desde muy temprano haciendo “ORIGAMI”( papiroflexia). Por la tarde nos llevaron a un colegio del pueblo donde los niños hacían origami y aunque todos creíamos que nosotros seriamos los profesores… finalmente nos quedamos sorprendidos cuando supimos que ellos (niños de 10 años) sería nuestros profesores. Para acabar el día fuimos a visitar un orfanato, allí estuvimos jugando y haciéndonos fotos con todos los niños. Con una experiencia como esta te das cuenta que hay que darle más valor a todo lo que tenemos.

El quinto día fue uno de los mejores días que pasamos en Rumanía. A las 8 de la mañana íbamos de camino hacia Aventura Park, Brasov. Es un parque donde se realizan actividades lúdico-deportivas, hay diferentes pruebas y dificultades, y creo que lo que mas nos gusto a todos fueron las tirolinas. Después de estar unas cuantas horas en el parque, fuimos a comer a un restaurante y más tarde fuímos a visitar el centro de Brasov. Es una ciudad increíble y preciosa, lástima que tuvimos poco tiempo para verla. Sobre las 7:30 íbamos de camino de nuevo hacia la residencia, y esa noche nos esperaba la noche del karaoke, que al final se acabó convirtiendo en la noche del “just dance” porque acabamos todos bailando.

El sexto día fue un día muy largo donde, desde por la mañana, estuvimos preparándonos para mostrar en público, lo que realizábamos en el proyecto. Invitamos a los niños del orfanato para que vinieran y asistieran al encuentro. Mostramos al público cómo hacer una papelera con botellas de plástico y neumáticos usados, estábamos enseñando a reciclar. Finalmente acabamos jugando con los niños del orfanato. Por la noche, nos esperaba la noche intercultural del país anfitrión, Rumanía. Una de las cosas más buenas que probamos fue el PALINKA.

El séptimo día nos esperaba otra visita cultural. Fuimos a una mina de sal que se encontraba a unos 209 metros bajo tierra. Para acceder a ella era necesario coger un ascensor. La mina era muy grande, dentro había un bar y sitio para que los niños chicos pudieran jugar. Este día fue muy completo ya que por la mañana hicimos visita cultural y por la tarde actividades, nos hubiera gustado que la mayoría de los días hubiera tenido este tipo de planificación. Lo mejor del séptimo día fue la noche. Esa noche……. fue única. Fue una noche llena de bromas y sobre todo de risas. Algunos acabaron hablando hasta turco… y eso que no era un país participante.

El octavo día. Durante la mañana estuvimos haciendo de nuevo origami y por la tarde también. Esa tarde nos pudimos escapar de algunas actividades, ya que esa noche era nuestra noche intercultural, junto a los lituanos. Preparamos tortillas de patatas, pan con tomate y aceite, jamón serrano, queso… fue una noche exitosa. Fuimos el único país en el que no sobró nada de comida, en 5 minutos ya se había acabado todo. Como todo sabemos… como la comida española no hay nada!!

1393564_673935899318558_623341296_n

Y llegamos al último día, por la mañana estuvimos haciendo algunas actividades y vinieron niños del colegio para recibir “educación no formal”. Ese día paso muy rápido, ya que como todos sabéis, mientras más se acerca el día de la salida, más rápido llega. Esa noche fue bastante emotiva, fue la despedida, nos prepararon una sorpresa y nos llenaron la sala donde hacíamos todas las actividades de velas y decorativos con material reciclado. Nos pusieron música lenta y hicimos dos filas paralelas por donde iban pasando cada uno de los participantes y todos los compañeros se iban despidiendo de ellos. Hubo bastantes lágrimas. Aunque al principio nos costó integrarnos a causa del idioma, después acabamos comunicándonos y llevándonos genial con todos.1380297_673933812652100_1313928826_n

Al siguiente día, sólo nos quedaba regresar al aeropuerto, coger el vuelo de nuevo hacia París y finalmente otro hacia España. Aquí acabó nuestro viaje. Una experiencia que se la recomendamos a todo el mundo, eso sí… antes aprended un poco de inglés.

Por último dar las gracias a la asociación de intercambia juventud que ha hecho posible este viaje y a nuestro coordinador alemán Benny ( hombre chico !!!).

Marta Álvarez & Darío Rios

 

1262641_10201796584209256_1150139311_o (2)

 

Valenii De Munte, Rumanía, 7- 16 Octubre 2013

Si quieres saber más sobre los intercambios juveniles, escríbenos a la dirección: info@intercambia.org 

 

COMPARTIR
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario