Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA INTERCAMBIO EN PORTUGAL

EXPERIENCIA INTERCAMBIO EN PORTUGAL

Os presentamos la experiencia de dos jóvenes que han realizado un proyecto SVE del programa ERASMUS+ en PORTUGAL.

Experiencia de Ramón Rubio Martín

1

¡Buenas! Me gustaría compartir con vosotros mi experiencia de intercambio juvenil en Portugal, en el pueblo de Cerva, han sido 6 días muy intensos en Casa do Povo y no sabría por dónde empezar…

En primer lugar, agradecer a toda la gente que hace posible este tipo de proyectos y oportunidades de las que los jóvenes nos podemos beneficiar, especial agradecimiento a la asociación AJ Intercambia y a los componentes de <<Total Sports 4 Youth People in Cerva>>.

Al llegar allí nunca pensé el feeling que finalmente acabé teniendo con muchos de los integrantes del proyecto, el primer contacto en el autobús fue algo frío (quizás por las altas horas que eran y el cansancio acumulado del día) pero a medida que iban pasando los días todo iba sobre ruedas y cada vez más me iba soltando más a la hora de comunicarme en inglés, algo que echaba en falta tras no practicarlo desde que terminé Bachillerato.

El ambiente era excelente, un ambiente desenfadado y cercano que daba lugar a que compartieras momentos con todas las personas e hicieras amigos de todas las internacionalidades, no importaba de donde fueras ni cómo habías llegado, el caso es que estabas en el proyecto y era hora de disfrutar.

Romper el hielo fue tarea fácil gracias a las continuas excursiones al río (aunque el agua estaba bastante fría) las ahogadillas, los juegos con pelota, las cartas, el sol…. Todo ayudaba a iniciar una conversación con el que te pillara más cerca 😉

Una de las cosas que más me gustó del proyecto fueron los “energizers”, la hora donde todos jugábamos a algún juego, los primeros días trataban sobre conocerse unos a otros y los últimos eran ya para troncharse de la risa, creaban muy buena dinámica para el grupo y hacían más amenos las horas muertas del día. Una gran idea fue el “amigo invisible”, donde los demás podían dejarse notitas a diario para mantenerte contento, y esa pizca de intriga que siempre gusta… Como no los ligoteos típicos de los intercambios, la convivencia en las habitaciones cantando cánticos del Oporto, levantándonos con música y bailando, todo genial.

En cuanto a las actividades, la primera de todas fue la Gymkana por el pueblo, cada país recibió un mapa local de Cerva con sus lugares más emblemáticos y en cada punto estratégico había que resolver una pregunta y tomarse un “selfie” para demostrar que estuviste allí, aquí los portugueses fueron los líderes ya que ellos tenían que ser los guías locales la noche gastronómica estuvo muy bien, mientras cada país exponía su cultura mediante presentaciones power points, se podía degustar la gastronomía típica del país, fue una noche muy entretenida y divertida.

A partir del cuarto día parecía todo increíble ya nos conocíamos la mayoría y era tiempo de disfrutar y pasarlo bien en confianza, hicimos el descenso del Río Poio, fue bastante duro pero toda la caminata mereció la pena al ver la cascada tan bonita que aguardaba al final del trayecto, comimos allí y pasamos un rato agradable, al llegar a Casa do Povo no tuvimos otra día que jugar un partido de fútbol, y acabamos ya exhaustos, la cena esa día entró bastante bien.

El quinto día fue bastante chulo, fuimos al Parque Pena Aventura Park y pudimos hacer todas las actividades interesantes del parque, el salto negativo, el fantasticable y la montaña rusa, especial mención al segundo porque puedes visualizar el cielo como un pájaro. Luego fuimos al ayuntamiento a agradecer al alcalde la tremenda acogida que nos hicieron y se llevó un gran aplauso de parte de todos.

La noche de ese día fue inolvidable, un grupo municipal de música nos dedicó un espectáculo típico de allí, en el centro del pueblo para nosotros y los transeúntes que quisieran apuntarse, ¡Al final acabamos todos subiendo al escenario a bailar! ¡Pero eso no paró y cuando llegamos a Casa do Povo nos facilitaron un ordenador junto a un equipo de música para poder poner la música que quisiéramos y poder bailar hasta bien entrada la noche, para algunos era la última vez que dormían en Casa Do Povo y querían aprovechar!!!

Y llegó el último día, el que nadie quería que llegase, el proyecto era demasiado corto, antes de que nos hubiésemos dado cuenta ya había pasado todo, justo cuando ya has cogido la confianza es hora de marchar… como último recuerdo de toda esa gente que me llevo estuvimos donde empezó todo, en el río de karaoke cantando todos juntos, fue un momento especial, Italianos, Estonios y Polacos se marchaban y nos dejaban bastante desolados a los que estábamos allí. En nuestro caso de los españoles hicimos la maleta y nos fuimos a la cama por última vez….

A la mañana siguiente llegó la hora de nuestra despedida, un fuerte abrazo a todos los que habían hecho posible esto, al subir al autobús se me escaparon las lágrimas de la impotencia de no volver a ver a esa gente pero ellos siempre perdurarán en mi recuerdo…

Ya en el aeropuerto nos despedimos de los malteses, los turcos y cada uno partió para su país, nuestro vuelo como era más tarde nos dio tiempo de comer unas francesinhas, recomendadas por el monitor de allí, tras eso volvimos al aeropuerto y nos esperó una larga espera de aerpuerto gracias al retraso que sufrió el vuelo Lisboa – Málaga, a pesar de todo ello llegamos bien a Málaga entorno a las 7:00 AM, pero ya daba todo igual, la experiencia había terminado y había merecido cada instante la pena…

¡Muchas gracias CERVA!

 

Experiencia de Miguel Carrillo Duran

Esta es mi experiencia en el proyecto que ha tenido lugar en Cerva (Portugal), una experiencia emocionante, positiva y muy enriquecedora. Por mi parte recomiendo participar en este tipo de proyectos por la gran oportunidad de conocer nuevas culturas, nuevos países y gente maravillosa.

13730818_10206561864546099_2921382024348426441_oDesde que pisamos el aeropuerto de Málaga para volar hacia Lisboa, sabíamos que iba a ser un proyecto que jamás olvidaríamos en nuestras vidas y de hecho, no nos equivocamos.

Cuando llegamos a Oporto tuvimos la oportunidad de visitar algo de esta preciosa ciudad y pasar el día entre risas. Después de pasar el día por Oporto nos recogieron en el aeropuerto para dirigirnos a nuestro próximo destino (Cerva) y por fin poder conocer a nuestros compañeros de viaje.

Al principio hubo algo de timidez al hablar con los diferentes integrantes de cada país pero a medida que pasaban las horas el ambiente era cada vez mejor. Gracias a diversos juegos y actividades pudimos coger confianza y hablar con los compañeros y saber más acerca de ellos.

Durante el proyecto hemos hecho actividades relacionadas con el deporte como voleibol, gymkana, senderismo o fútbol, pero también se han hecho actividades que han servido para conocer diferentes aspectos sobre otros países que no conocíamos. La noche cultural fue muy divertida gracias a las presentaciones de cada país y el buen ambiente que se respiraba. Cada país llevó una comida típica para que pudiéramos probarla y en nuestro caso fue muy divertido ya que nuestra bandeja con jamón, lomo y salchichón no duró ni dos minutos ya que a la gente le encantó.

El día que hicimos el descenso del rio Poio fue un día muy intenso porque el camino tenía algunas dificultades pero mereció la pena andar tanto y poder ver paisajes tan bonitos. El final del camino era una gran cascada en la que nos pudimos bañar y pasar muy buenos momentos. De este día guardo muy buenos recuerdos porque fue el día en el que todo el mundo ya tenía confianza para soltarse y hablar con cualquier participante y ayudarse durante el duro camino. Cuando llegamos a Cerva no se nos ocurrió otra cosa que jugar un partido de futbol y esa noche acabamos ‘muertos’.

En el quinto día nos llevaron al Parque Pena Aventura Park donde hicimos algunas actividades bastante excitantes en la que pudimos soltar mucha adrenalina. Esa noche un grupo local bailó y cantó algunos bailes típicos del pueblo, y la verdad que fue una noche divertidísima ya que todos empezamos a bailar y cantar en el escenario.

El último día fue muy emotivo por las despedidas de los distintos países que ya volvían a sus casas. Fue algo triste ya que se despiden de ti las personas con las que has convivido durante la semana y has disfrutado tanto junto a ellas.

Lo que más me ha sorprendido de este viaje es como se puede coger tanto cariño a personas que no conocías antes en tan pocos días. De este viaje me llevo muchos recuerdos bonitos que siempre los llevaré en el corazón y lo más importante, me llevo AMIGOS de Estonia, Polonia, Malta, Turquía, Italia, Portugal y Rumania.

Por último agradecer a todas las personas que han hecho que este proyecto haya sido posible y nos den la oportunidad de participar en proyectos como estos.

¡OBRIGADO Cerva!

Y tu… ¿Cuándo?
Si quieres recibir más información podemos fijar una cita en el Área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga (mapa) a través del correo info@intercambia.org

 

 

COMPARTIR
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta