Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA SVE: EZEQUIEL EN DINAMARCA

EXPERIENCIA SVE: EZEQUIEL EN DINAMARCA

EVS en Brenderup Hojskole 

La escuela

Brenderup es un pequeño, frío y alejado pueblo de la isla de Fionia, en Dinamarca. Allí, se ubica Brenderup Hojskole, una de las famosas escuelas folk de Dinamarca, fundadas por Grundvigt. Permitidme que antes de contaros sobre mi experiencia, os ubique para que entendáis de qué tipo de centro os hablo.

26415_379211863089_7356508_nBrenderup Hojskole es una escuela Internacional de educación no formal donde alumnos y alumnas de hasta veinte nacionalidades diferentes desarrollan actividades y conviven en un mismo centro. Hay una amplia variedad de gustos a la hora de desarrollar los planes de estudio de cada alumno, pudiendo elegir asignaturas de artes plásticas, conocimiento global (minorías étnicas, etc.), músicas del mundo y escandinava, deportes, escalada, diseño y reciclaje de ropa, manualidades, etc.

Sinceramente, cuando leí la descripción del proyecto pensé, ‘*oder, aquí debe haber gato encerrado… ¡demasiado bonito lo pintan!’. El tiempo me demostró que, si un andaluz hubiera redactado ese proyecto, se habría quedado corto.

La convivencia

6a2d181d6d31cda06caeb93452d52d43Allí, la sensación de enriquecimiento es continua: la mera convivencia es una motivación diaria. Desde compartir el desayuno con un groenlandés y un nepalí, a jugar un partido de fútbol con lo que podría ser una selección que representa a la mismísima Unesco.

Aprender sus manías, sus gestos, sus costumbres, sus problemas,… adentrarte en la realidad de sus vidas es una puerta a una cultura nueva, que te conecta y te liga a ella. Para siempre.  Vale, soy andaluz y puede parecer que exagero, pero yo, como todxs los EVS con los que he hablado, me siento afortunado y orgulloso de mi voluntariado.

Mis tareas

DSC09831En este tipo de escuelas, todo es muy flexible, a la vez que estructurado (aunque parezcan conceptos contradictorios). Digamos que yo contaba con mis actividades a realizar, pero era libre de ejecutarlas a mi manera. Allí he sido monitor de actividades deportivas como fútbol, ultimate, hockey, volleyball, trekking y otras actividades al aire libre, etc.

Por otro lado, los voluntarios (allí somos el ‘Juniorstaff’), somos responsables de monitorear la convivencia cuando las clases han acabado. Vivimos en la misma escuela con los estudiantes, aunque en distinto módulo. Se puede decir que esta es una parte positiva y negativa, pues convivir con ellos te hace fortalecer los vínculos y las relaciones y de algún modo estás siempre formando parte del día a día, pero a la vez es una fuerte responsabilidad que a veces te hace sentir que nunca acabas de tener tu propio espacio… pero, por supuesto, merece la pena.

Embajador de mi tierra

Acostumbrarme a su puntualidad extrema (cinco minutos antes de la hora prevista es ser puntual), fue bien complejo. ¡Pero todo sea por romper estereotipos!

DSC08965La tortilla de patata, el fútbol, críticas y dar explicaciones del por qué de nuestra lamentable situación en España, son algunas de los acontecimientos que conllevan el día a día. Y es que no podemos evitarlo, cuando estamos fuera, y más aún en un contexto con tanta variedad intercultural, somos embajadores de nuestra tierra, y es una responsabilidad muy bonita. Das a conocer tu cultura, aprendes también a valorarla desde otra perspectiva, desde los ojos de otros… ¿cómo le explicas a un groenlandés que el macho ibérico tiene ‘pelo en pecho’ porque… ¡porque sí, porque es ibérico y punto! No lo entienden…

O mejor, ¿cómo le explicas a un danés, o a un francés, que España va a hacer que el aborto sea ilegal? Pues no, no lo entienden… Pero ahí estás tú, para explicarle los motivos a pesar de carecer de toda lógica.

Nepal

Por circunstancias, acabé formando parte del grupo de voluntarios que participan en un proyecto de esta escuela en Nepal. Algunos estudiantes pueden aplicar para participar en este voluntariado, con el fin de hacer de este periodo un enriquecimiento vital más completo e increíble.

Por siete semanas, estuvimos en Kathmandú y en una aldea al norte de Nepal, a unos 2400m, llamada Sermathang.

Allí, nuestra tarea era ayudar a la construcción de un refugio, enseñar inglés a las granjeras de la aldea, y en la escuela de niñas y niños. Y como no, disfrutar de la naturaleza, de la atmósfera, de la cultura budista. Una verdadera experiencia.

20131117_120526 57

Conclusión como EVS

Si alguien está leyendo esta parrafada, y está dudando en hacer un EVS o simplemente preguntándose ‘¿y esto de qué va?’, permíteme te dedique unas líneas.

Según mi experiencia, el EVS es un proceso de maduración personal. Es una experiencia que se ‘lleva de calle’ a la beca Erasmus, si me dejáis comparar. Me explico. Este periodo es un acercamiento a la realidad, es un proceso de maduración y una aproximación a la vida laboral. Es un periodo donde te encontrarás con obstáculos, donde habrá momentos donde tendrás que decidir por ti mismo, donde aprenderás a ser creativo, a gestionar recursos,… en definitiva, a enfrentarte al mundo. Y en otro idioma, y en otro contexto socio-cultural que no es el tuyo. Es una oportunidad y una alternativa muy interesante para jóvenes Europeos, y sobre todo para nosotrxs españoles, con las pocas opciones que nos dejan en nuestro tambaleante país.

Si te gusta la acción, si quieres ponerte a prueba, si quieres vivir… mi consejo, empieza ya con la carta de motivación y busca el proyecto que más se adecue a tus intereses. Tu aventura puede estar a punto de comenzar…

Ezequiel Pecino Rosales.

COMPARTIR
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario