Breaking News
Home / EXPERIENCIAS ERASMUS+ / EXPERIENCIA EN ITALIA

EXPERIENCIA EN ITALIA

11077926_784542408266205_4779880150025771666_oOs presentamos la experiencia de un grupo de Jóvenes que han participado en un INTERCAMBIO del programa ERASMUS+ en Italia

Y tu… ¿Cuándo?

Somos un grupo de jóvenes que ha disfrutado de 8 días en la ciudad italiana de Palermo, participando en un intercambio junto a otros jóvenes europeos de Francia, Rumanía e Italia.

Conocimos este intercambio a través de amigos que habían desarrollado esta misma actividad. Realmente, antes de irnos a Palermo teníamos escasas nociones de qué íbamos a hacer allí o cómo teníamos que llegar hasta el hostal, pero todo esto hizo que fuese más emocionante esta experiencia.

11080810_784543878266058_1383466456120159747_oTras horas de viaje y varios cambios de aeropuerto, llegamos al hostal con mucha suerte gracias a nuestra pericia con “street view”. Allí nos esperaban los compañeros franceses e italianos, tras nosotros llegarían los rumanos.

La primera impresión al ver a todos juntos, el idioma y el lugar, nos causó un gran impacto. Con la llegada del grupo rumano y la cena, nuestros ánimos mejoraron considerablemente y a partir de ahí empezamos a disfrutar realmente del intercambio.

La primera noche fue una toma de contacto con el resto, que al igual que nosotros, estaban cansados tras tantas horas de trayecto.

A la mañana siguiente nos levantaríamos a las 8 y media, como todos los días, para desayunar y justo después nos dirigíamos a BABELE, el lugar destinado para las actividades relacionadas con nuestro proyecto: la interculturalidad.

11080376_784543771599402_3520896184164876362_oLa primera actividad matutina que realizábamos en BABELE trataba sobre una serie de ejercicios psicomotrices para activarnos que repetíamos diariamente, además, durante los primeros días realizábamos diferentes dinámicas para conocernos todos los miembros del intercambio. El resto de los días abordábamos el tema adjudicado al proyecto. Algunas tardes las dedicábamos a realizar excursiones lúdicas como fueron la visita a una fábrica de papel reciclado donde nosotros mismos aprendimos cómo se hacía e incluso nos permitieron crear nuestro propio papel; otra actividad destacada fue la visita a las catacumbas, un lugar dónde todos quedamos impactados viendo los numerosos cadáveres existentes allí.

En nuestro tiempo libre, nos dedicábamos a interaccionar con los miembros de la casa, conocer la ciudad y sus monumentos, su gastronomía, conocer la noche palermitana y sobre todo aprovechábamos el tiempo para descansar.

1274663_784542674932845_7482403326753548280_oCon respecto a la comida, podemos hablar por una parte, de la probada en la calle y por otra parte, la que nos proporcionaba el hostal. Lo que comimos en la calle fue de gran agrado de la cual destacamos manjares tan exquisitos como los canolis, las arancinas o los calzones al forno. Sin embargo, la comida del hostal se hizo un poco pesada, ya que todos los días comíamos pasta y no estabamos acostumbrados a ello.

El idioma predominante en esos 8 días fue el inglés; la mayoría de los participantes tenía soltura y se comunicaban bien, pero otros no tenían suficiente nivel y les resultó algo más costoso, pero aun así entre todos nos ayudábamos y conseguíamos salir del paso.

Nuestro grupo podría definir Palermo como “la ciudad sin ley”. Lo que más nos sorprendió fue el caótico tráfico y los peatones; los mismos palermitanos definían que el desorden de su ciudad es lo que hacía que todo estuviera en orden.

1900287_784542558266190_2584074907868141_oDurante nuestras salidas nocturnas solíamos ir a una zona llamada Buccería, un lugar donde se reunía la juventud para disfrutar de la fiesta hasta altas horas de la madrugada. Era una zona llena de bares donde estaba permitido el beber en plena calle. Una de las noches acudimos a una discoteca llamada POPSHOCK recomendados por nuestro amigo y compañero italiano Antonio.

De este proyecto nos hemos llevado una gran experiencia que nos ha llevado a darnos cuenta que no podemos guiarnos por las apariencias y nos ha hecho mejorar como personas. Nos ha enseñado a vivir sin prejuicios y a conocer diferentes culturas que creíamos desconocidas. Nos hemos sentido reconfortados ayudando y colaborando a mejorar la ciudad de Palermo.

Sin duda alguna, repetiríamos estas vivencias que nos ha ayudado a crecer como personas humanas. Se lo recomendamos a todo aquel que esté dispuesto a probar algo nuevo en su vida.

 
Si quieres saber más de esta y otras acciones del programa Eramus Plus puedes visitarnos en el Área o escribirnos a info@intercambia.org.

 

COMPARTIR
  • 93
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario