Breaking News
Home / OTRAS / MIJAS EN ACCION: MARIA EN BULGARIA

MIJAS EN ACCION: MARIA EN BULGARIA

FOTO 2Nuestra Maria de Mijas  nos acerca su experiencia de SVE en Bulgaria… se la ve contenta Feliz y APRENDIENDO MUCHO!

Si quieres saber mas de esta acción europea, nos puedes escribir a info@intercambia.org, o visitarnos los Lunes en el Area de Juventud de Mijas.

Después de casi tres meses ya iba siendo hora de escribir un post hablando de mi experiencia EVS. Que haya  pasado este tiempo sin sentarme seriamente a reflexionar sobre los que está aconteciendo en mi vida tiene un claro motivo, y es que la vida del voluntario europeo lleva un ritmo de vértigo (no son excusas Pedro jiji). Bien, empezaré desde el principio:

FOTOSoy María Torres, una chica de 25 años, recién licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Cuando terminé mis estudios el pasado septiembre, me alegré mucho, por supuesto, había alcanzado mi sueño: ser Periodista. Pero está sensación de júbilo se vio pronto empañada por la sensación de incertidumbre y desorientación, acompañada de la tan odiada pregunta por centenas de recién licenciados en nuestro país: vale, ¿y ahora qué?. En este momento apareció Asociación Juvenil Intercambia, con su gran abanico de oportunidades para gente joven. Intercambios, programas y voluntariados para jóvenes que tienen ganas de crecer, aprender, conocer, ayudar y vivir nuevas experiencias. Después de hacer un intercambio juvenil a Georgia, con un apasionante proyecto enfocado a gente con discapacidad, no tuve duda de que quería ser voluntaria europea, y quería serlo en un país de Europa del Este.

Aquí viene la respuesta a la pregunta más popular desde que fui aceptada en mi proyecto en Sofía: María ¿por qué Bulgaria? Why Bulgaria?. Muy sencillo. Es un país del que no sabía nada, completamente nuevo para mí. Una cultura diferente, así como la manera de pensar y de vivir. Y por ende, un mayor reto. Además considero que los países de esta zona se encuentren en pleno desarrollo en todos los sentidos, por lo tanto puedo colaborar en su crecimiento muy activamente, así como ellos pueden aportarme otro punto de vista completamente diferente. Y así está siendo.

FOTO 3Llegados a este punto toca hablar de mi proyecto Handmade Future, en Smart Foundation. Aquí trabajo con tres voluntarios más, que además son mis compañeros de piso y vida: Hannah (Alemania), Oles (Ucrania) y Jeroen (Holanda). Desarrollamos la mayor parte de nuestro trabajo desde la oficina de la fundación. Promocionamos los diferentes proyectos que llevamos a cabo a través de las redes sociales, diseñamos estrategias para llegar a la juventud de Sofía, además de desarrollar nuestros propios proyectos personales. Desde la asociación aceptan con mucha  ilusión nuestras ideas, nos apoyan, y buscan personas que puedan ayudarnos a desarrollar nuestras iniciativas. Esto es muy necesario, pues el límite que tenemos es el idioma, no manejamos el búlgaro y, muchas veces, es necesario una persona que maneje el tan complicado búlgaro. En nuestro caso es Boby, un chico de Sofía, siempre prestado a ayudar en todo lo que nos haga falta, el cual, además, se ha convertido en un amigo. Nuestros proyectos futuros son completamente diversos los unos de los otros: ir a institutos a impartir una serie de talleres en relación con la tolerancia y la enseñanza en valores, colaborar con campamentos de refugiados sirios, y desarrollar diferentes actividades interculturales para dar a conocer nuestras culturas a la población local.

Después de estos dos meses y medio, el balance que hago de mi experiencia EVS es más que positivo, y sé que esto no ha hecho nada más que empezar. Por supuesto no es oro todo lo que reluce, y hay momentos en los que el ánimo es más bajo. En mi caso, por el tema comunicación. Mi nivel de inglés no es muy aventajado, y al principio me sentía muy limitada. Pero todo es más fácil con el apoyo de los compañeros y amigos EVS. Es muy gratificante ver como personas que apenas conoces, te ayudan y lo dan todo para que puedas mejorar y llegues a comunicarte. Te hacen ver que esa barrera existe solo en tu mente, pues cuando uno quiere y tiene la actitud necesaria, no hay nada que te pare. También he de reconocer que he tenido mucho más que suerte con mis compañeros de piso. Ellos son mi familia aquí, y con ellos me siento como en casa, con ellos puedo ser yo misma y expresarme como me siento en cada momento. La vida EVS está llena de aventuras, viajes, experiencias y fiestas, pero yo, sin duda alguna, que quedo con las personas que conozco a cada paso que doy en mi camino. De todos ellos aprendo, y me hacen seguir sintiendo que se puede creer en la calidad de los seres humanos.

En definitiva, afronto mis próximos 7 meses aquí con una actitud más que positiva, con ganas de trabajar y seguir aprendiendo, con ganas de más y más, y que esto no acabe!!!

Besos y abrazos desde la maravillosa Sofía.

 

 

COMPARTIR

Deja una respuesta